Más peligro de accidente para los “nuevos moteros”

La convalidación del permiso de conducción de turismos para poder llevar motocicletas de hasta 125 cc ha provocado que las ventas de este tipo de vehículos se haya cuadriplicado. No obstante, hay un efecto perverso en el aumento de la proliferación de motocicletas en las vías de las principales ciudades: el incremento de la posibilidad de sufrir un accidente.

Más peligro de accidente para los “nuevos moteros”
Más peligro de accidente para los “nuevos moteros”

Lo dicen los expertos: ir en motocicleta es más peligroso que conducir un turismo. Un reciente estudio realizado por la universidad alemana de Kalsruhe y la consultora suiza Infras AG sostiene que, cuando un español se sube a una moto, tiene 10 veces más de riesgo de sufrir un accidente que si se hubiera subido a un coche, 100 veces más que si viajase en autobús y por encima de mil veces más que si lo hiciese en tren o avión. Muchos cuestionan que un conductor de turismo con tres años de experiencia cuente con la preparación o habilidad necesaria para conducir motocicletas. La conducción de uno y otro vehículo es diferente, por lo que los nuevos “moteros" necesitan un proceso de adaptación durante el que su riesgo de sufrir un accidente es mayor. En España, en 2003, hubo una víctima mortal de tráfico por cada 5.820 turismos y otra por cada 4.124 motocicletas, de lo que se concluye que existe un 50 por ciento más de posibilidades de perder la vida en un accidente de moto que en uno de coche. Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) se defiende la teoría de que las motocicletas de hasta 125 cc son más seguras para el tráfico que los ciclomotores, a cuya licencia ya tenían acceso los titulares del permiso de conducir turismos. Por lo que, con la convalidación, la siniestralidad no aumenta, sino que disminuye. Los principales opositores a esta medida sostienen que las autoridades de Tráfico han valorado más la reducción de los atascos que, en su opinión, el incremento en la siniestralidad que se va a desencadenar. Los vehículos de dos ruedas tienen a su favor que provocan una menor contaminación atmosférica y que disminuyen los rigores del tráfico en las grandes ciudades. Además, cuentan con un menor coste de adquisición y de mantenimiento respecto a un turismo convencional.