Mas intenta acallar las críticas de Camacho recordando que el PP avaló sus cuentas

Mas acepta el reto de Navarro de una cumbre anticrisis

El presidente de la Generalitat y candidato a la reelección por CiU, Artur Mas, ha intentado acallar este miércoles las críticas del PP a sus políticas económicas recordando que los populares han avalado los dos presupuestos aprobados esta legislatura.

En el debate a tres de 8TV, Mas ha dicho a la candidata del PP, Alicia Sánchez-Camacho: 'Estoy sorprendido de que me dé lecciones. Usted ha sido corresponsable de las decisiones que se han tomado en este país' en materia presupuestaria.

Camacho ha defendido que si el PP se abstuvo en la cuentas es porque Catalunya necesitaba reformas tras la 'pésima' gestión del tripartito, y ha contraatacado reprochando a Mas que ha incumplido la mayoría de compromisos que el PP le pidió a cambio de abstenerse.

Ambos también se han enzarzado en una discusión por la financiación catalana, y se han acusado de no haber tenido paciencia para negociar el pacto fiscal y evitar así las elecciones anticipadas.

REUNIÓN CON RAJOY

El presidente ha explicado que, meses antes de aprobarse el pacto fiscal en el Parlament, se reunió en secreto unas seis horas con el presidente Mariano Rajoy y le advirtió de las consecuencias que podría tener que el Gobierno central no se tomara en serio la demanda catalana, y ha añadido: 'Si hubiera habido pacto fiscal ahora no estaríamos hablando de esto', en alusión al debate soberanista.

Camacho le ha acusado de ser el culpable de que fracasaran las negociaciones y le ha dicho que el PP estaba dispuesto a crear dos comisiones para reformar la financiación catalana y, en general, la de todas las autonomías: una con expertos y otra en el Senado.

SIN 'INCONVENIENTE'

El líder del PSC, Pere Navarro, se ha presentado como alternativa a los recortes de CiU y PP, y ha asegurado que con una política fiscal diferente no deberían hacerse los mismos ajustes; una propuesta a la que Mas y Camacho le han respondido echándole en cara la herencia socialista de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla.

Navarro ha retado a Mas a celebrar una cumbre anticrisis tras las elecciones para abordar la crisis y proponer soluciones, algo que el presidente no tiene 'inconveniente' en hacer aunque no ha quedado muy satisfecho, según ha dicho, de la que se celebró a principios de 2011.

SIN CORRUPCIÓN

Por segundo debate televisado consecutivo, la corrupción ha vuelto a estar ausente por completo pese a que unas presuntas cuentas en paraísos fiscales de dirigentes de CDC, incluido el propio Mas, han centrado la segunda semana de la campaña.

Navarro y Camacho han eludido tanto la cuestión de las cuentas como las dos investigaciones judiciales --el caso del Palau de la Música y el de las ITV-- con las que se ha vinculado el partido nacionalista.