Más de 4.000 conductores, denunciados por usar el móvil

La campaña “Conduciendo… las llamadas pueden costar vidas" se ha cerrado con la denuncia de 4.093 conductores que conducían mientras usaban el teléfono móvil.

Campaña de la DGT contra el uso del móvil
Campaña de la DGT contra el uso del móvil

Más de 4.000 conductores han sido denunciados por utilizar el teléfono móvil mientras conducían durante la campaña de intensificación de controles realizada entre el 14 y el 27 de febrero pasados.Esta cifra representa únicamente el uno por ciento de los vehículos controlados, que en esos siete días ascendió a 419.179. De esta cantidad, se detuvo a 61.134 vehículos, por diferentes causas, y se comprobó que sólo el 15 por ciento (9.169 automóviles) llevaban instalados algún dispositivo de telefonía móvil con manos libres, un sistema permitido. Aparte de los 4.093 automovilistas denunciados por usar el móvil mientras conducían, otros 1.038 conductores han sido multados por la comisión de infracciones que provocan distracción en la conducción, con arreglo a lo establecido en el artículo 11.2 de la Ley de Seguridad Vial, que afirma que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes y la de los demás usuarios de la vía…".Desde la Dirección General de Tráfico se explica que el teléfono móvil aporta seguridad y protección, especialmente en momentos de urgencia o necesidad. Por tanto, la DGT apoya el hecho de llevarlo, ante posible avería o accidente, para demandar la ayuda necesaria. No obstante, su uso mientras se está conduciendo, según revelan varios estudios, genera un elevado riesgo de distracción.Hablar por el móvil, incluso con manos libres, provoca que el conductor no perciba el 40 por ciento de las señales, que su velocidad media baja un 12 por ciento, que su ritmo cardiaco se acelere bruscamente durante la llamada y que se tarde más en reaccionar. Incluso se sostiene que un uso inadecuado de este elemento puede llegar a ser tan peligroso como la conducción con exceso de alcohol. Lo más peligroso, para la DGT, es que un alto porcentaje de conductores, entre un 30 y un 50 por ciento, no percibe ese riesgo, por lo que la sensibilización en este asunto se convierte en vital. De esa manera, el objetivo de la DGT es disuadir a los usuarios de llamar o coger el móvil mientras se está al volante, que desistamos de realizar una llamada a quien sabemos que puede ir conduciendo y que comprendamos que como peatones, abstraídos en la conversación, “también caminamos ajenos a los riesgos viales".La DGT recuerda que la infracción por hablar con el móvil mientras se conduce está tipificada como leve y por lo tanto la sanción correspondiente asciende a 91 euros. A corto plazo, no obstante, se prevé considerar este delito como grave, con una sanción económica mayor y la retirada de tres puntos del carné.