Más de 15.000 juicios al año por conducir sin seguro, en Madrid

Comprar un coche o una moto conlleva, además del gasto propio de la adquisición del vehículo, un desembolso más, el del seguro, que no suele ser precisamente barato. El precio, a veces, excesivo de las pólizas y los problemas que se encuentran muchos conductores, sobre todo en el caso de las motos, para contratar los seguros ha hecho aumentar de forma significativa el número de vehículos que circulan sin asegurar.

Cada año en Madrid se celebran unos 50.000 juicios de faltas, de los que una tercera parte, más de 15.000, son contra conductores que no tiene su coche asegurado.

Según el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, este tipo de infracciones debería tramitarse por vía administrativa, como antes, y no por vía penal. Los motivos de esta afirmación son, sobre todo, dos: la saturación de los juzgados y que los castigos son más leves que los que se imponían cuando se tramitaban por vía administrativa.

En la actualidad, salvo que el conductor salga absuelto, los infractores son castigados con una multa de en torno a 15.000 ó 20.000 pesetas, ya que la mayoría de estos conductores carecen de recursos económicos. Sin embargo, antes la DGT imponía multas de hasta 250.000 pesetas.

Además, a pesar de estar contemplado en la legislación vigente, no se suele inmovilizar el vehículo que circula sin seguro, con lo que el conductor se toma con tranquilidad el hecho de contratar una póliza.

Según el fiscal jefe de Madrid, es posible que esta no aplicación de la ley se deba a que los garajes de los ayuntamientos deben de estar saturados con vehículos inmovilizados.

Frente a estas declaraciones, hay voces que opinan que en realidad la fiscalía sólo quiere quitarse trabajo, ya que la mejor vía para tramitar este tipo de infracción es la judicial, porque es más efectiva y los reincidentes tienen que afrontar unas penas más duras.