Mas aspira a estructuras de Estado con la 'soberanía fiscal' como primer paso

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha comprometido hoy a construir 'estructuras de Estado' para Cataluña, con la 'soberanía fiscal' como primera estación del camino hacia la 'plenitud nacional', tras la multitudinaria manifestación independentista de ayer en Barcelona.

Frente a este discurso, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha hecho hincapié en que es necesario definir bien las 'prioridades' para afrontar la situación de crisis.

'Creo que hay que ver las cosas con una cierta frialdad', ha dicho la vicepresidenta en los pasillos del Congreso: 'No conviene equivocarse en un país con cinco millones de parados', ha añadido.

También, tanto desde las filas populares como socialistas han emplazado a Mas a aclarar si su proyecto es la independencia o el pacto fiscal.

A primera hora de la mañana, Artur Mas ha comparecido en el Palau de la Generalitat, donde se ha comprometido a construir 'estructuras de Estado' para Cataluña, consciente de que 'nada será fácil', pero también convencido de que 'todo es posible si hay voluntad, grandes mayorías y gran capacidad de resistir'.

En su intervención inicial, Mas no ha mencionado ni una sola vez el objetivo del pacto fiscal y ha puesto el énfasis en el camino hacia la 'plenitud nacional' de Cataluña, que pasa, en cualquier caso, por dotarse de una hacienda propia.

'El clamor de ayer fue muy claro y a la vez muy normal: una nación con una lengua y cultura propia y que, para seguir siendo ella misma y para progresar, pide simplemente tener un Estado, un instrumento para seguir siendo en el futuro lo que ha sido en el pasado', ha proclamado Mas, que ha prometido que actuará 'en consecuencia' con lo vivido ayer.

Mas, que mañana viajará a Madrid para participar en un coloquio y el día 20 acudirá a la Moncloa, no ha descartado elecciones anticipadas y ha lanzado un mensaje a Rajoy: 'No me escuches sólo a mí, escucha al pueblo de Cataluña'.

Por su parte, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que haga frente con diálogo a la 'tensión territorial' que revela la manifestación de Barcelona y, a Mas, que aclare si aboga por el 'divorcio'.

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha desdramatizado la posibilidad de que Cataluña se quede por un tiempo fuera de la Unión Europea si declara unilateralmente la independencia.

Desde el PSC, cuya dirección se abstuvo de participar en la marcha independentista aunque algunos dirigentes sí acudieron a título personal, el primer secretario del partido, Pere Navarro, ha instado a Mas a abandonar su 'ambigüedad' y escoger entre negociar el pacto fiscal en Madrid o tomar el camino de la independencia.

'El Govern lo que no puede es continuar manteniéndose al margen de un clamor que ayer él mismo hizo suyo. Una de las manifestaciones más multitudinarias de nuestra historia, animada e impulsada por el Govern, que ahora le obliga a posicionarse claramente sobre si quiere el pacto fiscal o la independencia', ha dicho Navarro.

En parecidos términos se ha expresado la presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, que ha exigido a Mas 'claridad sobre el proceso de ruptura que está iniciando' y le ha advertido de que 'se acabó la ambivalencia y el juego a dos bandas'.

'No se puede un día impulsar una manifestación independentista, decir al día siguiente que se ha iniciado este camino de secesión y después votar en contra de esta vía en el Parlament cuando lo propongan grupos como ERC. Tendrán que ser coherentes', ha avisado.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha urgido a Mas a convocar lo antes posible un referéndum de autodeterminación, mientras que el líder de ICV, Joan Herrera, ha dicho que Cataluña necesita 'mayorías más amplias para ejercer el derecho a la autodeterminación'.

Por su lado, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que la manifestación fue 'una demostración muy clara' de que hace falta 'replantearse' el Estado de las Autonomías, porque ni Cataluña ni el País Vasco 'se sienten bien integradas en España', mientras que el presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha asegurado que es momento de reforzar el consenso constitucional.