Madrid, de atasco en atasco

Los madrileños pudieron disfrutar ayer de la última etapa de la Vuelta Ciclista. Sin embargo, muchos ciudadanos de la capital no se enteraron de la celebración de este evento y salieron hacia el centro de Madrid a bordo de sus vehículos.

Lo habitual es que los domingos por la mañana el tráfico en Madrid sea tranquilo o, al menos, no tan caótico como a diario. Sin embargo, ayer, 30 de septiembre, el caos reinó en las calles madrileñas. La última jornada de la Vuelta Ciclista a España fue la responsable de esta situación.

A pesar de que cada año, este evento deportivo termina en la capital madrileña, una y otra vez se repite el desastre circulatorio. La falta de información sobre las calles cortadas y las alternativas posibles es el principal motivo de los atascos que sufrieron ayer muchos madrileños.

El cierre de 58 calles principales de 10 de la mañana a 5:30 de la tarde provocó retenciones por toda la capital. Al parecer, los conductores no sabían ni el recorrido de la prueba ni que existían alternativas. Además, estas vías tampoco resultaron suficientes para desviar el tráfico, ya que también terminaron colapsadas.