Madrid, ciudad en obras

Como cada año, en agosto Madrid queda abierta por los cientos de obras que levantan sus calles. Las críticas de la oposición municipal se dirigen a la falta de coordinación que se da entre las empresas que solicitan el permiso de obras y el Ayuntamiento.

Con agosto, además del calor y los turistas, a Madrid llegan las obras. No es que el resto del año los ciudadanos madrileños no "sufran" el constante levantamiento de las calles que rodean sus domicilios, sino que es en este mes estival cuando se estima que se realizan más obras en las vías de la capital.

En estos momentos se calcula que habrá unos 100 kilómetros de zanjas por todo Madrid. La mayor parte de estas obras son responsabilidad de compañías como Madritel, Canal de Isabel II y Jazztel. Sin embargo, el Ayuntamiento, como responsable de la concesión de los permisos de obras, ha recibido las críticas de la oposición, que considera que falta coordinación en este tipo de actuaciones. Sin embargo, desde el área de Obras del municipio se afirma que sí hay coordinación y que, a pesar de las molestias que causan estas obras, siempre sirven para mejorar la ciudad.

Álvarez del Manzano, alcalde de la ciudad, recalcó hace unas semanas que sólo una pequeña parte de las obras que se realizan en las calles de Madrid son responsabilidad directa del Consistorio, ya que la mayoría son reparaciones de empresas privadas.

Además de las críticas de los grupos de la oposición en el municipio, también se han recibido quejas por que estas obras causan trastornos al tráfico y entorpecen la labor policial en muchas ocasiones.

Es gracias a que agosto es el mes que menor nivel de tráfico rodado registra por lo que las molestias a los conductores se minimizan.

Una capital sin atascos
Todo aquel que se quede en Madrid durante estos días habrá podido comprobar que éstas son las únicas semanas en las que el aparcamiento es posible y la circulación no se convierte en una "procesión". En la tercera semana del mes, en la que coincide la fiesta del día 15 con las vacaciones estivales, es en la que se registra el índice de circulación más bajo de todo el año. De hecho, este año, la intensidad de tráfico se ha situado en un 39 por ciento, dos puntos por debajo de la que tuvo lugar en 2000.

Es por ello que obras como la de Santa María de la Cabeza no están causando especiales quebraderos de cabeza a los pocos madrileños que pasan este mes en la capital.

Las carreteras de la Comunidad se renuevan
Según un avance del Plan de Carreteras de la Comunidad de Madrid 2002-2009, está previsto que se renueven más de 300 kilómetros de carreteras secundarias para mejorar su nivel de seguridad. La inversión para llevar a cabo estas obras estará en torno a los 4.100 millones de pesetas.