Luces: tu guía en carretera

Frenazos, imprecisiones… De noche, la conducción se vuelve más peligrosa. No te culpes por ello. Con la oscuridad, todos sufrimos una gran pérdida de visión: desaparecen los colores, se borran los contrastes y disminuye la profundidad. Mientras la industria avanza con más tecnología, puedes mejorar tus luces con nuevas lámparas y mayores cuidados. No pierdas más tiempo; la noche es joven, pero tú, también.

Luces: tu guía en carretera
Luces: tu guía en carretera

Ya hemos visto cómo la industria de la iluminación en automóviles avanza vertiginosamente: nuevos faros, mejores lámparas, más tecnología… Aun así, debemos saber que nuestro sistema de alumbrado requiere una adecuada rutina de mantenimiento para que funcione siempre a la perfección. Tampoco podemos obviar el hecho de que, por muy buena iluminación que tengamos, la circulación nocturna obliga a tomar una serie de precauciones que pueden evitarnos más de un disgusto al volante. Aquí tienes algunas recomendaciones para que todo te quede mucho más claro en carretera.- Intenta cambiar las lámparas cada 30.000 kilómetros como máximo. De esta forma, tendrás asegurada siempre la mejor intensidad de luz. Tu vista lo agradecerá.- Sustituye siempre a la vez las lámparas de ambos faros (izquierdo y derecho). De lo contrario, las nuevas alumbrarán más que las antiguas, atrayendo tu atención y provocando que, instintivamente, descuides el lado más gastado. - Procura comprar lámparas de fabricantes de reconocido prestigio. El mercado muestra luces muy baratas, muchas incluso sin marca, que no merecen ninguna confianza. Las hay que incluso aseguran ofrecer una iluminación similar a la de los faros de xenón, para lo que utilizan filtros de colores (generalmente azules) que reducen, y mucho, la intensidad de luz. Con los principales fabricantes, tienes garantizada la fiabilidad, duración e intensidad del producto. A la larga, sale más económico.- No olvides limpiar cada poco tiempo todos los grupos ópticos de tu vehículo. La suciedad que genera habitualmente la circulación (barro, polvo, agua...) resta luz, lo que empeora la eficacia de una buena iluminación.- No intentes reglar tu mismo las luces, a pesar de que notes que iluminan peor y sean relativamente nuevas. Con esta práctica sólo se consigue modificar la altura (lo que en ocasiones sirve para alumbrar mejor la carretera y evitar deslumbramientos), pero no su intensidad. Los talleres disponen de pantallas que hacen converger el haz izquierdo y el derecho, una acción que garantiza una mayor intensidad.- Comprueba periódicamente que las luces funcionan bien. Parece un consejo obvio, pero, en muchas ocasiones, circulamos con lámparas fundidas sin darnos cuenta. Hay que prestar mucha atención a los faros traseros, ya que en caso de estar fundidos no se aprecia la diferencia.- Examina cada año el estado de tu visión. Los últimos estudios estiman que 3 de cada 10 conductores posee una vista deficiente y no corregida. La edad, además, también pasa factura. A partir de los 30 años, el ojo necesita progresivamente una mayor intensidad de luz para percibir igual (un automovilista de 70 años requiere 10 veces más de iluminación que un joven de entre 20 y 30 años). Ocurre igual con el deslumbramiento, causa de muchos accidentes de tráfico. Nuestra resistencia a él se reduce en un 50 por ciento cada 12 años.- Reduce la velocidad en carretera. Por la noche, la pérdida de percepción de colores y contrastes duplica el tiempo de reacción ante la aparición de imprevistos. Contra más velocidad, más se reduce el campo visual. Si a 40 km/h nuestro campo visual es de 100 grados, a 70 se reduce a 75 grados; a 100 km/h, a 45 y a 130 km/h, a apenas 30 grados.- Enciende las luces de día: en Italia, Polonia o los países escandinavos ya es obligatorio. Los informes aseguran que, con ellas, se reduce el riesgo de accidente en un 20 por ciento, al evitar sombras y el mal reflejo de los coches oscuros.

Está demostrado: circular de día llevando encendidas las luces “cortas" reduce de forma drástica el riesgo de sufrir un accidente. Los expertos coinciden en señalar que aumenta la visibilidad de los vehículos. Además, los peatones ven mucho antes lo que se les viene encima. No te pierdas nuestro reportaje.
Enciende las luces. Ilumina tu viaje.