Los vecinos de Alcorcón, en Madrid, denuncian carreras ilegales

Prado Santo Domingo es uno de esos nuevos barrios residenciales que crecen en los alrededores de las "ciudades dormitorio" de Madrid. En este caso, es una barriada de Alcorcón. Sus habitantes protestan por el abandono que sufren sus carreteras y vías de circulación, que se han convertido, además, en improvisados y peligrosos circuitos de carreras.

Los vecinos de Alcorcón, en Madrid, denuncian carreras ilegales
Los vecinos de Alcorcón, en Madrid, denuncian carreras ilegales

Como se especifica en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, las carreras de coches están prohibidas a no ser que sean competiciones deportivas debidamente organizadas. Pues estas prácticas tan peligrosas han encontrado un escenario idóneo en los destartalados viales de Prado Santo Domingo.

Según los vecinos de la zona, en las noches de los fines de semana, grupos de chicos jóvenes se acercan desde la zona de ocio de Costa Polvoranca, muy cercana al barrio. Una vez en las calles de Prado Santo Domingo empiezan a correr en paralelo con los coches y, a veces, se producen accidentes. De hecho, en 2001, una colisión acabó con la vida de dos muchachos.

La casi total ausencia de semáforos o badenes que regulen la velocidad hace que los vecinos caminen por el barrio con miedo constante a ser atropellados por los coches. Para colmo, la zona se utiliza también como circunvalación alternativa cuando la Nacional IV se colapsa. En esas circunstancias, muchos conductores atajan por el barrio en su camino de Madrid a Móstoles, incluidos camiones pesados.

Los vecinos llevan seis años de quejas y han pedido soluciones al ayuntamiento sin encontrar respuestas. Ayer lunes llevaron a cabo una nutrida manifestación para reivindicar mejoras en estas infraestructuras y más vigilancia.