Los trabajadores de Delphi aceptan mayor flexibilidad laboral

Tras amenazar con ir a la huelga y bajo la presión de perder una inversión de 20.000 millones de pesetas, los trabajadores de Delphi aceptan mayor flexibilidad laboral.

La factoría de Delphi en Sant Cugat ya puede soñar con convertirse en "la planta más avanzada tecnológicamente en la fabricación de bombas de inyección para motores Diesel de toda Europa". Con estas palabras, el presidente de Delphi Europa, José María Alapont, aseguraba hace días a los trabajadores de la fábrica catalana que, si se sumaban a los preacuerdos laborales ya firmados por CC.OO. y UGT, contarían con una inversión de 20.000 millones de pesetas.
Los trabajadores han cedido y han dejado atrás sus amenazas de huelga, ahora sólo les queda esperar la inversión prometida por Alapont y, por tanto, la conservación de 700 contratos.
Ayer, el 66 por ciento de los trabajadores de esta empresa de fabricación de componentes de automóvil ha votado a favor de la propuesta del grupo norteamericano para aumentar la flexibilidad laboral. En total han votado 1.061 trabajadores, el 95 por ciento de la plantilla.
El director de Recursos Humanos de Delphi, Carlos Cortés, ha señalado que la propuesta de flexibilidad laboral supondrá un "cambio de un conjunto de modificaciones en la estructura organizativa y trabajar un mayor número de sábados".
El resultado implica "poder utilizar las instalaciones más días, de manera que se pudiesen trabajar algunos sábados y pasar de 224 días laborales a hacerlo sólo 200, pero repartidos de otra manera".

Los mejores vídeos