Los suministradores sufren el destino de Opel

La fábrica de Opel en Figueruelas, Zaragoza, afronta un plan de flexibilidad laboral destinado a reducir su producción. Este programa implica paradas totales de máquinas por varios días. Los suministradores de componentes imitarán a Opel para no generar excedentes en sus factorías.

Los suministradores sufren el destino de Opel
Los suministradores sufren el destino de Opel

Entre Lear, Cefa y Espackdis, fabricantes de piezas para automoción muy vinculados con Opel, suman un millar de trabajadores. Ante los descensos de producción que les esperan cuando Figueruelas pare sus máquinas por los ajustes, han decidido parar también.

Las tres empresas de suministros han decidido presentar sendos expedientes de regulación de empleo. Con estas acciones pretenden amoldar su trabajo a las necesidades reales de Opel.

Así, los días 1, 4, 5 y 27 de marzo, además del 22 de abril y 22, 23, 24 y 26 de julio, Opel detendrá las cadenas que ensamblan el Corsa y las compañías de componentes harán lo propio con las cadenas donde se montan las piezas que luego van a parar al Corsa.

Desde UGT, el secretario general de la Federación del Metal, Luis Tejedor, se muestra preocupado ante el desarrollo del plan de flexibilidad de Opel. Los 25 días que pueden llegar a estar paradas las máquinas (jornadas que la plantilla recuperará en años venideros) pueden hacer mucho daño a las 90 empresas que proveen de piezas a Figueruelas, según Tejedor.

El sindicato aconseja a los proveedores que se acoplen en lo posible al calendario de Opel, a fin de que no acumulen excesos de producción.

Sólo en Aragón hay decenas de pequeñas firmas dedicadas a suministrar a Opel en diversos sectores: metal, química, textil, transportes... Muchas de ellas funcionan en exclusiva para la compañía alemana, con lo que sus destinos están unidos.
Entre todas, dan trabajo a más de 6.000 trabajadores, de los que 527 pertenecen a empresas de trabajo temporal.

Lear puede cerrar la planta de Cervera
Especialmente preocupante es la situación de Lear, quinta firma mundial en la fabricación de componentes. La planta que tiene en Cervera, Lérida, podría incluirse en la reestructuración que la compañía lleva a cabo a escala mundial. En principio, iba a cerrar 21 fábricas, ninguna de ellas en España. Sin embargo, las últimas noticias apuntan a que la instalación leridana puede cerrar sus puertas.

En esta factoría trabajan 1.280 empleados, de los que 80 están contratados a través de empresas de trabajo temporal. Los sindicatos ya estudian movilizaciones para salvar la empresa.

Los mejores vídeos