Los partidos llegan a la segunda cumbre del pacto fiscal sin grandes avances ni previsión de acuerdo

El sistema de debate en el Parlament centrará el encuentro

Los partidos catalanes afrontan este jueves la segunda cumbre del pacto fiscal sin grandes avances respecto a la anterior del 30 de mayo y con pocas previsiones de alcanzar un acuerdo pese a los contactos discretos que se han mantenido desde entonces.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, encabezará un encuentro que reunirá desde las 10.00 horas en el Palau de la Generalitat al conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, al portavoz del Govern, Francesc Homs, y a representantes de todos los grupos parlamentarios.

En las últimas semanas los partidos de la oposición han coincidido en reprochar al Ejecutivo su falta de 'gestos' para tratar de desencallar la negociación, por lo que se han mostrado escépticos sobre la posibilidad cercana de un acuerdo.

La anterior cumbre finalizó con pequeños movimientos de PSC y PP --los socialistas se abrían a una agencia tributaria con 'protagonismo' catalán y los populares valoraban abstenerse--, pero desde entonces no se han producido avances significativos.

PSC, PP, ICV-EUiA y ERC han lamentado que el Govern no haya puesto todavía sobre la mesa de negociación una propuesta propia de modelo de pacto fiscal, y le han reclamado que presente una en el encuentro de este jueves.

Sin embargo, Francesc Homs fijó como principal objetivo de la cumbre encontrar 'mecanismos para hallar el máximo consenso posible' en el pleno previsto para el 25 de julio, de forma que el Ejecutivo catalán pueda negociar con más fuerza con el Gobierno de Mariano Rajoy.

Precisamente, Mas defendió este martes, durante su viaje oficial a Portugal, que el pacto fiscal es bueno para España al considerar que Catalunya es 'el motor del país', y pidió al PSC y PP un esfuerzo y un paso adelante en favor del pacto fiscal.

ESTRUCTURA DEL PLENO

La estructura del pleno oscila por ahora entre dos modelos: un único texto, o fragmentar el documento en varias baterías de artículos para lograr que los más genéricos sean apoyados por el máximo número de diputados.

Esto facilitaría que partidos como PSC y PP pudieran secundar varios puntos de la nueva financiación, pese a no compartir aspectos clave para el Govern como que sea Catalunya quien tenga 'la llave de la caja' y recaude y gestione todos sus impuestos.

Sin embargo, el PSC ha criticado que se quiera convertir la cumbre 'en una formalidad de geometría variable', y su primer secretario, Pere Navarro, ha reclamado al Govern que mueva ficha para obtener un consenso por lo menos como el del Estatut en 2005.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, también ha advertido al Ejecutivo de que su grupo 'no legitimará' a CiU para que diga ante el Gobierno que ha logrado un acuerdo mayoritario en el Parlament, por lo que no contempla votar a favor ni siquiera de aquellos aspectos que pueda compartir y estudia abstenerse en todo.

Este sistema de votación tampoco convence a ERC que considera que así se podrían 'diluir' las conclusiones parlamentarias sobre el pacto fiscal --apoyadas por CiU, ERC e ICV-EUiA--, mientras que los ecosocialistas añaden a la reivindicación del concierto económico la necesidad de un pacto social para atajar los recortes.

Desde el Grupo Mixto, C's ha reclamado una mejora de la financiación para Catalunya que no sobrepase el marco constitucional, mientras que SI y el diputado no adscrito Joan Laporta (DC) optan por la independencia como la mejor vía para superar la crisis.