Los madrileños multados prefieren recurrir a tener un descuento

El Ayuntamiento de Madrid ha cobrado 2,8 millones de euros en lo que va de año procedentes de las multas cobradas dentro del plazo "pronto pago", que reciben un 30 por ciento de bonificación.

La nueva Ley de Tráfico ha obligado al Consistorio madrileño a adaptarse a un nuevo porcentaje de rebaja por pronto pago en las sanciones de tráfico. Sin embargo, dicha adaptación no ha animado, ni mucho menos, a los madrileños a pagar las multas de tráfico.

En el Ayuntamiento de Madrid, la rebaja por pronto pago de una sanción estaba fijada en un 20 por ciento sobre el total de la multa. Tras la aprobación de la nueva norma estatal, el pasado 20 de enero, el porcentaje es de un 30 por ciento.

Los primeros datos de recaudación, tras entrar en vigor esta normativa, se conocen ahora, porque también en estos días finalizan los primeros plazos para recurrir las multas. Es decir, si el 20 de enero se puso una multa en Madrid, dos meses después, el 20 de marzo, finalizaba el plazo para ser recurrida. Los datos de recaudación se han hecho públicos un más tarde.

Con estas informaciones en la mano, se puede saber que sólo 46.143 madrileños han pagado las multas en el plazo previsto, un 3,4 por ciento más que durante los mismos meses del pasado año. Este incremento no es significativo, si atendemos a que se ha aumentado el porcentaje de la rebaja en un 10 por ciento.

Entre el 20 de enero de este año y el pasado 31 de marzo, el Consistorio madrileño ha ingresado unos 2,8 millones de euros (480 millones de pesetas) procedentes del pago voluntario de las multas por parte de los sancionados dentro del plazo en el que el usuario se puede acoger a esta "bonificación".

La rebaja también ha incidido en la cantidad media de las multas cobradas. Cada sanción cuesta ahora 62,50 euros, frente a los 63,98 euros de antes.