Los fabricantes estadounidenses pierden “en casa”

General Motors y Ford, dos de los principales fabricantes estadounidenses, han visto cómo las ventas en su país de origen han caído durante el mes de febrero. La solución vuelve a pasar por los incentivos en las compras, una medida que se generalizó desde el 11-S y que ya mostró sus perniciosos efectos secundarios.

Las ventas registradas a lo largo de febrero en Estados Unidos han vuelto ser propicias para las marcas asiáticas. Por el contrario, las firmas “de casa" han visto descender sus operaciones. Concretamente, dos de los principales fabricantes, General Motors y Ford, han registrado significativas caídas en sus matriculaciones.GM, el principal constructor mundial, ha sufrido una reducción del 12,7 por ciento en la comercialización de sus coches. También se han rebajado sus matriculaciones de todo terreno y de vehículos comerciales. Como respuesta a esta situación, la firma ha anunciado el nombramiento de Mark LaNeve –que sustituye a John Smith- como vicepresidente de Ventas para América del Norte. Además, ha asegurado que habrá un nuevo recorte de producción durante el primer trimestre de este año y una reducción a lo largo de segundo.Más preocupante es la medida que afectará directamente a los compradores: aunque, de momento, no regresará la “guerra de descuentos" en la que se embarcaron las marcas tras los atentados del 11-S, General Motors ha asegurado que iniciará una nueva campaña de incentivos. Así, volverá a ofrecer créditos a cinco años sin intereses en la compra de algunos modelos.Estas operaciones ya mostraron su cara negativa, pues los márgenes de beneficio se redujeron considerablemente. Sin embargo, se trata de una disposición que también adoptará Ford. Las ventas del fabricante se han reducido un 3,5 por ciento en febrero, aunque la firma del óvalo ha recogido un dato positivo. Las matriculaciones de los tres modelos en los que ha basado su estrategia de recuperación (Five Hundred, Freestyle y Mercury Montego, construidos sobre la misma plataforma) han aumentado un 35 por ciento.Por su parte, el grupo germano-estadounidense DaimlerChrysler ha señalado que sus ventas totales han crecido un 7,5 por ciento. La división que mejores resultados ha arrojado ha sido la de automóviles, con una subida del 21 por ciento. Chrysler, el brazo norteamericano, ha incrementado sus operaciones un 8 por ciento, mientras que Mercedes ha perdido un 17 por ciento de sus matriculaciones.Las ventas de las marcas alemanas se han comportado de manera desigual. Porsche, por ejemplo, ha aumentado sus matriculaciones un 8 por ciento, hasta las 2.360 unidades, mientras que las operaciones de Volkswagen han caído un 13 por ciento.Los fabricantes coreanos y japoneses han obtenido buenos resultados durante el mes pasado en el mercado estadounidense. Las ventas de Toyota han aumentado casi el 11 por ciento, mientras que las de Nissan han subido un 10 por ciento.

Suzuki, el constructor nipón más pequeño, ha mejorado sus matriculaciones estadounidenses un 17,6 por ciento respecto al mismo mes de 2004.

Sin embargo, Honda, con una larga tradición en el país americano, ha visto descender sus operaciones un 7 por ciento. Esta caída está provocada, en parte, por la veteranía de su modelo estrella, el Civic, cuyo sustituto llegará en breve.

Entre las firmas surcoreanas, Hyundai ha logrado un progreso del 19 por ciento. Kia, por su parte, ha incrementado sus matriculaciones un 10 por ciento.