Los españoles, a ordenar el tráfico en Santiago de Chile

El Gobierno de Chile se ha propuesto poner orden en el caos circulatorio de su capital y para ello sacará a concurso público el control del transporte urbano de la ciudad. El grupo español Alsa luchará por obtener esta concesión.

El tráfico en Madrid, Barcelona y otras grandes ciudades españolas es uno de los principales problemas con que se enfrentan día a día sus respectivos ayuntamientos. Sin embargo, parece ser que la compañía española de transporte por carretera Alsa tiene la solución para terminar con el caos del tráfico de la capital de Chile, Santiago.

Según Carlos Acha, director general de Alsa Chile, "tenemos toda la capacidad para traer los autobuses que nos pidan, por lo tanto, no veo problema en que seamos nosotros los encargados de ordenar el tráfico público de Santiago". Estas declaraciones vienen a cuento porque el Gobierno chileno va a abrir a concurso público la licitación para cambiar el actual parque automovilístico de la capital.

Además de conseguir llevarse el concurso, desde Alsa Chile se declara que es necesario que el Gobierno realice un estudio para poder "reestructurar los recorridos, con el fin de saber con qué tipo de vehículos se deberá operar, pero, especialmente, los trayectos deberán ser mucho más cortos, tal y como ocurre en Europa y los países desarrollados".

El Grupo Alsa llegó a Chile a través de la compra del 51 por ciento de la empresa local Buses Lit, con una inversión inicial de cinco millones de dólares.

Lo primero que hizo Alsa en el país americano fue poner en circulación 20 autobuses de última generación, únicos en Chile y en el resto de países modernos de Suramérica.

El objetivo de Alsa es utilizar Chile como base para crecer por el resto del continente.