Los despidos costarán a Chrysler más de 358.000 millones de pesetas

El grupo está tratando de reducir su fuerza laboral en Estados Unidos y Canadá a través de jubilaciones voluntarias, que tienen un coste menor que los despidos.

Las jubilaciones anticipadas y ceses de 26.000 empleados en Chrysler, filial estadounidense de DaimlerChrysler, supondrán para la empresa un desembolso de más de dos mil millones de dólares (358.000 millones de pesetas), según analistas del sector del automóvil.
La baja voluntaria de un obrero costaría a la marca alrededor de 9 millones de pesetas, mientras que un despido asciende a más de 32 millones.
En las factorías y oficinas de Chrysler en Estados Unidos está empezando a cundir la incertidumbre, ya que aún no se ha informado oficialmente a los trabajadores de quiénes serán los afectados por las suspensiones de empleo.
Las dudas son aún mayores entre el personal administrativo, donde 6.800 puestos serán eliminados. Chrysler anunció que los criterios para decidir los despidos no responderán a la antigüedad, sino a las necesidades de la compañía y a la productividad individual de los empleados.

Trabajadores de la factoría de Brasil interrumpen su jornada para exigir garantía de empleo
Por otra parte, los 250 obreros de la planta que posee Chrysler en el estado brasileño de Paraná pararon hoy sus actividades para reclamar a la empresa que mantenga la plantilla pese al plan de reestructuración mundial.
La compañía anunció el pasado lunes el cierre de varias fábricas en América Latina y la suspensión de las actividades en la factoría de Campo Largo (Paraná), donde se produce la camioneta Dakota, que ha tenido poca acogida en el mercado brasileño. La corporación prometió que utilizaría la planta para ensamblar otro modelo de la marca.
Los empleados argumentan que la Chrysler no tiene un proyecto para mantener en funcionamiento la fábrica, y afirman que el cese de la línea de producción de la Dakota, que tendrá lugar en marzo, supondrá el cierre de la factoría.

Los mejores vídeos