Los daños causados por un coche robado no se indemnizarán

La Audiencia de Sevilla ha absuelto al Consorcio de Compensación de Seguros de pagar los daños causados por un delincuente durante su huida con un coche robado.

Anteriormente, el Juzgado de lo Penal número 11 de Sevilla obligaba al Consorcio de Seguros a abonar los desperfectos causados por un vehículo robado que, abandonado por el conductor mientras era perseguido por la Policía, chocó con dos coches patrulla.
Ahora, una instancia superior, la Audiencia de Sevilla, ha establecido que tales daños no son un "hecho de la circulación", cubiertos por el seguro, sino un caso de utilización del coche por su "potencial agresivo".
El Consorcio queda así exento de pagar unos desperfectos que superaban las 200.000 pesetas, de la misma manera que tampoco debe cubrir los daños causados por los coches-bomba o por los "alunizajes" contra los comercios para robar.
La nueva sentencia establece que "la utilización de un automóvil como arma o herramienta para cometer algún delito es ajena a los riesgos derivados del tráfico, que es lo que constituye la finalidad del sistema de seguro obligatorio", aunque "desde el punto de vista material haya circulación del automóvil, puesto que éste se desplaza".
El Tribunal Supremo sostiene una doctrina diferente, ya que, hasta ahora, establecía que "los daños y lesiones ocasionados por los conductores de vehículos sustraídos durante su alocada fuga constituyen el núcleo y razón del traslado de la cobertura al Consorcio de Compensación de Seguros, ya que de quedar excluidos se vaciaría de contenido la tutela legal de los perjudicados".
La ley de Medidas Fiscales y Administrativas y el nuevo Reglamento sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación, aprobados desde comienzos de año, coinciden en excluir la cobertura del Consorcio de Seguro de los daños causados por los vehículos a motor como instrumentos de delitos dolosos contra las personas y los bienes.