Los concesionarios piden una prórroga a la UE

Desde que la UE anunció su intención de cambiar el régimen de distribución de automóviles se han sucedido las reacciones adversas y favorables a la reglamentación que, previsiblemente, entrará en vigor el próximo otoño.

La Federación Española de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) ha pedido a la Unión Europea que prorrogue cinco años la fase de adaptación tras la entrada en vigor del nuevo reglamento, que regulará la distribución de automóviles en Europa.

El próximo 1 de octubre entra en vigor el nuevo reglamento de distribución, que prevé la desaparición de la fórmula de concesionarios en exclusiva, entre otras medidas. Pues bien, la Unión Europea ha previsto un plazo de un año, para que los concesionarios actuales se adapten a las nuevas reglas. Desde Faconauto se pide una ampliación de dicho plazo hasta los cinco años.

El motivo que da Faconauto, según su presidente, Juan Arévalo, es que este área de distribución debe tener tiempo de amortizar las inversiones que han realizado durante el pasado año. Arévalo ha sido muy crítico con la nueva normativa, ya que, según él, con la actual redacción del texto no se conseguirá ninguno de los tres objetivos primordiales de la nueva ley: fomentar la competencia, beneficiar a los compradores y lograr la independencia de los concesionarios frente a las marcas.

Según Miguel Delgado, presidente de la Asociación de Concesionarios de Vizcaya, que pertenece a Faconauto, lo primero que hay que hacer es que los impuestos coincidan en todo el territorio. En palabras de Delgado, la fiscalidad en nuestro país es mucho más alta que en otros países de la UE.