Los clientes, primeros perjudicados de la norma europea sobre distribución

El fin de la distribución exclusiva en Europa de vehículos está próximo. La norma que propone la Comisión Europea lo confirma. Sin embargo, muchos sectores no están de acuerdo con el reglamento.

La Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (ANIACAM) ya ha tomado postura respecto a la propuesta de la Unión Europea de acabar con la distribución exclusiva de automóviles en el Viejo Continente.

Según Germán López Madrid, presidente de Aniacam, la norma perjudicará a los usuarios, que serán los "grandes perdedores". Para López Madrid, "no está claro que con este nuevo proceso se puedan abaratar los precios de los coches". Además, es posible que el servicio postventa, que actualmente prestan los concesionarios, se vea perjudicado por la liberalización.

El presidente de Renault, Louis Schweitzer, tampoco está muy de acuerdo con el borrador presentado por la Comisión Europea. Según este directivo, la liberalización del mercado tendrá consecuencias perversas y justo las contrarias que persigue la UE. Si finalmente se aprueba la nueva normativa, lo más probable es que aumente el precio de los vehículos nuevos, según Schweitzer.

Si se aplica un precio único para todo el territorio de la Unión Europea, las desigualdades entre unos y otros países se harán patentes. El motivo es sencillo: no es lo mismo la carga impositiva de Francia, que la de Alemania o la de España. Los fabricantes, hasta este momento, "fijábamos las tarifas considerando la presión fiscal e incluso la capacidad adquisitiva, para que no hubiera grandes diferencias", en palabras del presidente de Renault. Ahora, partiendo de un mismo precio base y añadiendo los impuestos específicos de cada país, el precio se encarecerá y seguirá siendo desigual.

Los otros...
Mientras se desarrolla esta controversia, las grandes superficies, que con la norma europea, podrán empezar a vender coches, preparan su terreno. La cadena Carrefour está ultimando su proyecto para vender coches en sus superficies y pretende llegar a acuerdos con fabricantes o concesionarios, con el fin de llevar a buen término el plan. En España, Carrefour no es pionero con esta idea. El Corte Inglés vende vehículos a través de Many Cars System desde hace varios meses.