Los carburantes en España bajaron menos que en Europa

Los carburantes en nuestro país bajaron menos en España que en el resto de los países de la Unión Europea, según datos de la Dirección General de Política Energética y Minas.

Los carburantes en España bajaron menos que en Europa
Los carburantes en España bajaron menos que en Europa

Según ha declarado la directora general de este organismo, Carmen Becerril, el precio medio de la gasolina sin plomo de 95 octanos descendió en nuestro país el año pasado 1,3 céntimos de euro (2,16 pesetas) y el del gasóleo de automoción bajó 0,3 céntimos (0,5 pesetas), mientras que en el resto de los países de la UE, estos carburantes descendieron de media 3 y 2,69 céntimos (5 y 4,75 pesetas), respectivamente.

La super corrió la misma suerte y, así, este tipo de combustible vio como su precio decrecía en 1,2 céntimos de euro (2 pesetas), mientras que en el resto de Europa lo hacía en 2,3 céntimos (3,8 pesetas).

Becerril ha justificado este hecho señalando que en el año 2000, los carburantes sufrieron en España una evolución "más positiva" que en el resto de los países europeos.

Esta tendencia a la baja de los carburantes se ha roto en el pasado mes de enero con la entrada en vigor de del aumento del impuesto sobre hidrocarburos en 2 céntimos (3 pesetas). Este gravamen fiscal, según Becerril, se ha repetido en la mayoría de los países de la Unión.

Por comunidades, Cantabria se alzó con el honor de ser la región con los carburantes más baratos. Así, en las gasolineras de esta comunidad autónoma se pudo adquirir la gasolina sin plomo, la super y el gasóleo a un menor precio.

En el lado contrario de la balanza se encontraron Extremadura, Galicia y Castilla La Mancha. En las tres se pudo comprar la gasolina sin plomo más cara, mientras que en las dos primeras se vendió el gasóleo más costoso. Finalmente, la gasolina super a un precio más elevado se distribuyó en Galicia.