Los accidentes de tráfico en Rusia provocan 30.000 muertes anuales

A pesar de que el parque automovilístico ruso es similar al español, cada año fallecen 30.000 personas en accidentes de circulación, una cifra cinco veces superior a la registrada en nuestro país.

Según los datos publicados por el diario "El Mundo", que recoge el informe de la Inspección Estatal para la Seguridad del Tráfico en Carretera (GIBDD) en Rusia, a lo largo del primer semestre de 2002 se registraron 72.737 siniestros, con 12.323 fallecidos. Estas cifras representan un aumento del 16,5 por ciento de accidentes y de un 13 por ciento de muertes respecto al año anterior en dicho país.

El informe resulta especialmente sorprendente, teniendo en cuenta que el número de coches existente en Rusia no llega a los 25 millones de unidades -es decir, es similar al español- y, sin embargo, la cifra de fallecidos es cinco veces superior a la registrada en nuestro país (donde, cada año, los siniestros provocan menos de 6.000 víctimas mortales). Así, el promedio de muertes anuales por cada millón de vehículos llega a las 1.200 personas, cantidad sólo superada por Albania, Bosnia, Turquía y algunas repúblicas ex-soviéticas, como Moldavia.

El periódico nacional afirma que los accidentes están causados, principalmente, por la agresividad de los conductores, que muestran bastante indiferencia hacia los peatones o las señales de tráfico y realizan "auténticas carreras" para acceder al anillo central de Moscú (similar a la M-30 madrileña).

Estas actitudes se ven agravadas por la dejadez y la corrupción existente entre los guardias de tráfico. En la región de Chitá, por ejemplo, uno de cada dos conductores implicados en un accidente escapa de la acción de la policía. Además, las multas pueden evitarse mediante el soborno. La compraventa de carnés de conducir y la "vista gorda" en las revisiones anuales también son algunas de las acciones habituales que se pueden dar en Rusia.