Llega la guerra de precios

En Estados Unidos los fabricantes automovilísticos llevan un año realizando interesantes ofertas y "subvencionando" la compra de vehículos con el conocido interés cero. A la vista de cómo va el mercado en nuestro país, parece que las marcas se están empezando a plantear la necesidad de entrar en esta guerra por la venta.

No se trata de una guerra abierta, pero, de forma sibilina, muchas compañías automovilísticas están ofreciendo interesantes descuentos, aunque sin anunciarlos a "bombo y platillo".

Tal y como publica en su edición de hoy el diario Expansión, algunos analistas ven en el comportamiento de muchas marcas en las últimas semanas el inicio de una guerra de precios. Esta afirmación se basa en las ofertas que han puesto en marcha marcas como Renault, Opel, Citröen o Toyota.

Estas rebajas se han lanzado para recuperar el mercado, que desde primeros de año ha acumulado una caída del 8 por ciento. Ante esta cifra y la perspectiva de un último trimestre en el que los datos se compararán con unos meses en los que las matriculaciones se dispararon como respuesta a la llegada del euro, las compañías automovilísticas han decidido poner "toda la carne en el asador".

Así, tenemos los descuentos ya clásicos de Citroën, a los que hay que sumar los descuentos de Opel de un 16 por ciento en la compra de los modelos Astra y Corsa; el precio especial del Laguna dCi, que se vende por 18.000 euros (2.800 euros por debajo de la tarifa oficial, casi medio millón de pesetas); el anuncio del Toyota Avensis Tempus por 16.500 euros (el precio original es de 18.400 euros, 3.060.000 pesetas); o versiones especiales, con más equipamiento y sin aumento de coste.

Los fabricantes, por su parte, niegan esta guerra de precios, ya que los márgenes no son los suficientemente amplio para andar recortando tarifas.