Lexus GS 300 y 430

Puede que Lexus no sea la marca de lujo más conocida del mercado, pero se ha propuesto ser la más original. Esa que elegiría un comprador de cuarenta y pocos, amante de la tecnología, interesado por el diseño, de mente abierta y con el poder adquisitivo necesario para hacer realidad sus deseos de exclusividad.

Lexus GS 300 y 430
Lexus GS 300 y 430

En el corazón de este GS laten dos poderosos motores, ambos de gasolina y ambos gestionados por una caja automática con 6 velocidades y funcionamiento también secuencial que modifica automáticamente el programa de cambios de marcha en función de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. La versión 300 monta un V6 de inyección directa de 3 litros y 249 CV recién desarrollado con vistas a la nueva etapa de la marca. Tiene un par de 31 mkg que entrega a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Por lo que respecta a su consumo, es de 9,8 litros a los 100 km en ciclo combinado. Lexus ha intentado llegar al mínimo consumo y al mínimo nivel de emisiones, pero siguiendo la nueva tendencia en los inyecciones directa de gasolina de utilizar mezcla estequiométrica en lugar de estratificada, tras comprobarse que ésta última no da los resultados apetecidos con un tipo de conducción a la europea (una corrección de estrategia aplicada por la propia Volkswagen en sus renombrados motores FSI). En cuanto al motor del GS 430, es un V8 de 4,3 litros y 283 CV ya existente en la anterior generación y ahora mejorado. Su par es de 42 mkg a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h con un consumo mixto de 11,4 litros a los 100 km. Incluye un sistema de control del acelerador (ETCS-I) que lo regula basándose no sólo en la posición del pedal, sino también en la velocidad y régimen de giro del motor.La plataforma del GS es completamente nueva, con 2 cm más de longitud que su predecesora. A pesar de ello, la batalla (distancia entre ejes) ha crecido 5 cm hasta llegar a los 2,85 metros y eso permite conceder al habitáculo un protagonismo máximo. Quizás la principal preocupación de los ingenieros de Lexus en este apartado ha sido conseguir un alto nivel de rigidez y resistencia a la torsión, para lo que se han servido de barras transversales de mayor grosor (el capó es de aluminio, para aligerar peso). Detrás de los parachoques delantero y trasero se han colocado cajas de choque para reducir la deformación de la estructura en colisiones leves.Como suspensiones, equipa un sistema de doble horquilla delante y articulaciones múltiples detrás, con una barra de torsión como estabilizadora. Los amortiguadores monotubo de alto rendimiento tienen ahora un mayor diámetro de pistón, para mejorar su rendimiento (más comodidad, más agarre, menos vibraciones).Está disponible sólo en el GS 430 y permite al conductor elegir entre dos posibles ajustes de amortiguación -“Normal" y “Deportivo"- mediante un interruptor situado junto a la palanca de cambios. El modo “Deportivo" proporciona una respuesta precisa de la dirección en los virajes, al reducir al mínimo el balanceo de la carrocería, mejora la conducción del vehículo y transmite al volante más sensaciones de conducción. Al activarse este modo, el AVS incrementa automáticamente la diferencia de dureza entre los amortiguadores internos y externos en las curvas para reducir el balanceo del vehículo. De forma simultánea, el Sistema de Dirección con Relación de Cambio Variable (VGRS) reduce automáticamente la relación de cambio de dirección, mientras que la Dirección Asistida Eléctrica (EPS) aumenta simultáneamente la dirección asistida. El sistema funciona ajustando el rendimiento de la suspensión en las cuatro ruedas de forma independiente, controlando los datos de los numerosos sensores para optimizar continuamente la fuerza de amortiguación de cada amortiguador. Los datos procedentes de los sensores de régimen del motor, de velocidad de las ruedas delanteras, de dirección, del piloto de freno y de los tres sensores de fuerza G de aceleración vertical son interpretados por un ordenador central que acciona el activador idóneo en cada amortiguador.En el corazón de este GS laten dos poderosos motores, ambos de gasolina y ambos gestionados por una caja automática con 6 velocidades y funcionamiento también secuencial que modifica automáticamente el programa de cambios de marcha en función de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. La versión 300 monta un V6 de inyección directa de 3 litros y 249 CV recién desarrollado con vistas a la nueva etapa de la marca. Tiene un par de 31 mkg que entrega a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Por lo que respecta a su consumo, es de 9,8 litros a los 100 km en ciclo combinado. Lexus ha intentado llegar al mínimo consumo y al mínimo nivel de emisiones, pero siguiendo la nueva tendencia en los inyecciones directa de gasolina de utilizar mezcla estequiométrica en lugar de estratificada, tras comprobarse que ésta última no da los resultados apetecidos con un tipo de conducción a la europea (una corrección de estrategia aplicada por la propia Volkswagen en sus renombrados motores FSI). En cuanto al motor del GS 430, es un V8 de 4,3 litros y 283 CV ya existente en la anterior generación y ahora mejorado. Su par es de 42 mkg a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h con un consumo mixto de 11,4 litros a los 100 km. Incluye un sistema de control del acelerador (ETCS-I) que lo regula basándose no sólo en la posición del pedal, sino también en la velocidad y régimen de giro del motor.La plataforma del GS es completamente nueva, con 2 cm más de longitud que su predecesora. A pesar de ello, la batalla (distancia entre ejes) ha crecido 5 cm hasta llegar a los 2,85 metros y eso permite conceder al habitáculo un protagonismo máximo. Quizás la principal preocupación de los ingenieros de Lexus en este apartado ha sido conseguir un alto nivel de rigidez y resistencia a la torsión, para lo que se han servido de barras transversales de mayor grosor (el capó es de aluminio, para aligerar peso). Detrás de los parachoques delantero y trasero se han colocado cajas de choque para reducir la deformación de la estructura en colisiones leves.Como suspensiones, equipa un sistema de doble horquilla delante y articulaciones múltiples detrás, con una barra de torsión como estabilizadora. Los amortiguadores monotubo de alto rendimiento tienen ahora un mayor diámetro de pistón, para mejorar su rendimiento (más comodidad, más agarre, menos vibraciones).Está disponible sólo en el GS 430 y permite al conductor elegir entre dos posibles ajustes de amortiguación -“Normal" y “Deportivo"- mediante un interruptor situado junto a la palanca de cambios. El modo “Deportivo" proporciona una respuesta precisa de la dirección en los virajes, al reducir al mínimo el balanceo de la carrocería, mejora la conducción del vehículo y transmite al volante más sensaciones de conducción. Al activarse este modo, el AVS incrementa automáticamente la diferencia de dureza entre los amortiguadores internos y externos en las curvas para reducir el balanceo del vehículo. De forma simultánea, el Sistema de Dirección con Relación de Cambio Variable (VGRS) reduce automáticamente la relación de cambio de dirección, mientras que la Dirección Asistida Eléctrica (EPS) aumenta simultáneamente la dirección asistida. El sistema funciona ajustando el rendimiento de la suspensión en las cuatro ruedas de forma independiente, controlando los datos de los numerosos sensores para optimizar continuamente la fuerza de amortiguación de cada amortiguador. Los datos procedentes de los sensores de régimen del motor, de velocidad de las ruedas delanteras, de dirección, del piloto de freno y de los tres sensores de fuerza G de aceleración vertical son interpretados por un ordenador central que acciona el activador idóneo en cada amortiguador.En el corazón de este GS laten dos poderosos motores, ambos de gasolina y ambos gestionados por una caja automática con 6 velocidades y funcionamiento también secuencial que modifica automáticamente el programa de cambios de marcha en función de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. La versión 300 monta un V6 de inyección directa de 3 litros y 249 CV recién desarrollado con vistas a la nueva etapa de la marca. Tiene un par de 31 mkg que entrega a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Por lo que respecta a su consumo, es de 9,8 litros a los 100 km en ciclo combinado. Lexus ha intentado llegar al mínimo consumo y al mínimo nivel de emisiones, pero siguiendo la nueva tendencia en los inyecciones directa de gasolina de utilizar mezcla estequiométrica en lugar de estratificada, tras comprobarse que ésta última no da los resultados apetecidos con un tipo de conducción a la europea (una corrección de estrategia aplicada por la propia Volkswagen en sus renombrados motores FSI). En cuanto al motor del GS 430, es un V8 de 4,3 litros y 283 CV ya existente en la anterior generación y ahora mejorado. Su par es de 42 mkg a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h con un consumo mixto de 11,4 litros a los 100 km. Incluye un sistema de control del acelerador (ETCS-I) que lo regula basándose no sólo en la posición del pedal, sino también en la velocidad y régimen de giro del motor.La plataforma del GS es completamente nueva, con 2 cm más de longitud que su predecesora. A pesar de ello, la batalla (distancia entre ejes) ha crecido 5 cm hasta llegar a los 2,85 metros y eso permite conceder al habitáculo un protagonismo máximo. Quizás la principal preocupación de los ingenieros de Lexus en este apartado ha sido conseguir un alto nivel de rigidez y resistencia a la torsión, para lo que se han servido de barras transversales de mayor grosor (el capó es de aluminio, para aligerar peso). Detrás de los parachoques delantero y trasero se han colocado cajas de choque para reducir la deformación de la estructura en colisiones leves.Como suspensiones, equipa un sistema de doble horquilla delante y articulaciones múltiples detrás, con una barra de torsión como estabilizadora. Los amortiguadores monotubo de alto rendimiento tienen ahora un mayor diámetro de pistón, para mejorar su rendimiento (más comodidad, más agarre, menos vibraciones).Está disponible sólo en el GS 430 y permite al conductor elegir entre dos posibles ajustes de amortiguación -“Normal" y “Deportivo"- mediante un interruptor situado junto a la palanca de cambios. El modo “Deportivo" proporciona una respuesta precisa de la dirección en los virajes, al reducir al mínimo el balanceo de la carrocería, mejora la conducción del vehículo y transmite al volante más sensaciones de conducción. Al activarse este modo, el AVS incrementa automáticamente la diferencia de dureza entre los amortiguadores internos y externos en las curvas para reducir el balanceo del vehículo. De forma simultánea, el Sistema de Dirección con Relación de Cambio Variable (VGRS) reduce automáticamente la relación de cambio de dirección, mientras que la Dirección Asistida Eléctrica (EPS) aumenta simultáneamente la dirección asistida. El sistema funciona ajustando el rendimiento de la suspensión en las cuatro ruedas de forma independiente, controlando los datos de los numerosos sensores para optimizar continuamente la fuerza de amortiguación de cada amortiguador. Los datos procedentes de los sensores de régimen del motor, de velocidad de las ruedas delanteras, de dirección, del piloto de freno y de los tres sensores de fuerza G de aceleración vertical son interpretados por un ordenador central que acciona el activador idóneo en cada amortiguador.En el corazón de este GS laten dos poderosos motores, ambos de gasolina y ambos gestionados por una caja automática con 6 velocidades y funcionamiento también secuencial que modifica automáticamente el programa de cambios de marcha en función de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. La versión 300 monta un V6 de inyección directa de 3 litros y 249 CV recién desarrollado con vistas a la nueva etapa de la marca. Tiene un par de 31 mkg que entrega a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Por lo que respecta a su consumo, es de 9,8 litros a los 100 km en ciclo combinado. Lexus ha intentado llegar al mínimo consumo y al mínimo nivel de emisiones, pero siguiendo la nueva tendencia en los inyecciones directa de gasolina de utilizar mezcla estequiométrica en lugar de estratificada, tras comprobarse que ésta última no da los resultados apetecidos con un tipo de conducción a la europea (una corrección de estrategia aplicada por la propia Volkswagen en sus renombrados motores FSI). En cuanto al motor del GS 430, es un V8 de 4,3 litros y 283 CV ya existente en la anterior generación y ahora mejorado. Su par es de 42 mkg a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h con un consumo mixto de 11,4 litros a los 100 km. Incluye un sistema de control del acelerador (ETCS-I) que lo regula basándose no sólo en la posición del pedal, sino también en la velocidad y régimen de giro del motor.La plataforma del GS es completamente nueva, con 2 cm más de longitud que su predecesora. A pesar de ello, la batalla (distancia entre ejes) ha crecido 5 cm hasta llegar a los 2,85 metros y eso permite conceder al habitáculo un protagonismo máximo. Quizás la principal preocupación de los ingenieros de Lexus en este apartado ha sido conseguir un alto nivel de rigidez y resistencia a la torsión, para lo que se han servido de barras transversales de mayor grosor (el capó es de aluminio, para aligerar peso). Detrás de los parachoques delantero y trasero se han colocado cajas de choque para reducir la deformación de la estructura en colisiones leves.Como suspensiones, equipa un sistema de doble horquilla delante y articulaciones múltiples detrás, con una barra de torsión como estabilizadora. Los amortiguadores monotubo de alto rendimiento tienen ahora un mayor diámetro de pistón, para mejorar su rendimiento (más comodidad, más agarre, menos vibraciones).Está disponible sólo en el GS 430 y permite al conductor elegir entre dos posibles ajustes de amortiguación -“Normal" y “Deportivo"- mediante un interruptor situado junto a la palanca de cambios. El modo “Deportivo" proporciona una respuesta precisa de la dirección en los virajes, al reducir al mínimo el balanceo de la carrocería, mejora la conducción del vehículo y transmite al volante más sensaciones de conducción. Al activarse este modo, el AVS incrementa automáticamente la diferencia de dureza entre los amortiguadores internos y externos en las curvas para reducir el balanceo del vehículo. De forma simultánea, el Sistema de Dirección con Relación de Cambio Variable (VGRS) reduce automáticamente la relación de cambio de dirección, mientras que la Dirección Asistida Eléctrica (EPS) aumenta simultáneamente la dirección asistida. El sistema funciona ajustando el rendimiento de la suspensión en las cuatro ruedas de forma independiente, controlando los datos de los numerosos sensores para optimizar continuamente la fuerza de amortiguación de cada amortiguador. Los datos procedentes de los sensores de régimen del motor, de velocidad de las ruedas delanteras, de dirección, del piloto de freno y de los tres sensores de fuerza G de aceleración vertical son interpretados por un ordenador central que acciona el activador idóneo en cada amortiguador.En el corazón de este GS laten dos poderosos motores, ambos de gasolina y ambos gestionados por una caja automática con 6 velocidades y funcionamiento también secuencial que modifica automáticamente el programa de cambios de marcha en función de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. La versión 300 monta un V6 de inyección directa de 3 litros y 249 CV recién desarrollado con vistas a la nueva etapa de la marca. Tiene un par de 31 mkg que entrega a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Por lo que respecta a su consumo, es de 9,8 litros a los 100 km en ciclo combinado. Lexus ha intentado llegar al mínimo consumo y al mínimo nivel de emisiones, pero siguiendo la nueva tendencia en los inyecciones directa de gasolina de utilizar mezcla estequiométrica en lugar de estratificada, tras comprobarse que ésta última no da los resultados apetecidos con un tipo de conducción a la europea (una corrección de estrategia aplicada por la propia Volkswagen en sus renombrados motores FSI). En cuanto al motor del GS 430, es un V8 de 4,3 litros y 283 CV ya existente en la anterior generación y ahora mejorado. Su par es de 42 mkg a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h con un consumo mixto de 11,4 litros a los 100 km. Incluye un sistema de control del acelerador (ETCS-I) que lo regula basándose no sólo en la posición del pedal, sino también en la velocidad y régimen de giro del motor.La plataforma del GS es completamente nueva, con 2 cm más de longitud que su predecesora. A pesar de ello, la batalla (distancia entre ejes) ha crecido 5 cm hasta llegar a los 2,85 metros y eso permite conceder al habitáculo un protagonismo máximo. Quizás la principal preocupación de los ingenieros de Lexus en este apartado ha sido conseguir un alto nivel de rigidez y resistencia a la torsión, para lo que se han servido de barras transversales de mayor grosor (el capó es de aluminio, para aligerar peso). Detrás de los parachoques delantero y trasero se han colocado cajas de choque para reducir la deformación de la estructura en colisiones leves.Como suspensiones, equipa un sistema de doble horquilla delante y articulaciones múltiples detrás, con una barra de torsión como estabilizadora. Los amortiguadores monotubo de alto rendimiento tienen ahora un mayor diámetro de pistón, para mejorar su rendimiento (más comodidad, más agarre, menos vibraciones).Está disponible sólo en el GS 430 y permite al conductor elegir entre dos posibles ajustes de amortiguación -“Normal" y “Deportivo"- mediante un interruptor situado junto a la palanca de cambios. El modo “Deportivo" proporciona una respuesta precisa de la dirección en los virajes, al reducir al mínimo el balanceo de la carrocería, mejora la conducción del vehículo y transmite al volante más sensaciones de conducción. Al activarse este modo, el AVS incrementa automáticamente la diferencia de dureza entre los amortiguadores internos y externos en las curvas para reducir el balanceo del vehículo. De forma simultánea, el Sistema de Dirección con Relación de Cambio Variable (VGRS) reduce automáticamente la relación de cambio de dirección, mientras que la Dirección Asistida Eléctrica (EPS) aumenta simultáneamente la dirección asistida. El sistema funciona ajustando el rendimiento de la suspensión en las cuatro ruedas de forma independiente, controlando los datos de los numerosos sensores para optimizar continuamente la fuerza de amortiguación de cada amortiguador. Los datos procedentes de los sensores de régimen del motor, de velocidad de las ruedas delanteras, de dirección, del piloto de freno y de los tres sensores de fuerza G de aceleración vertical son interpretados por un ordenador central que acciona el activador idóneo en cada amortiguador.En el corazón de este GS laten dos poderosos motores, ambos de gasolina y ambos gestionados por una caja automática con 6 velocidades y funcionamiento también secuencial que modifica automáticamente el programa de cambios de marcha en función de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. La versión 300 monta un V6 de inyección directa de 3 litros y 249 CV recién desarrollado con vistas a la nueva etapa de la marca. Tiene un par de 31 mkg que entrega a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Por lo que respecta a su consumo, es de 9,8 litros a los 100 km en ciclo combinado. Lexus ha intentado llegar al mínimo consumo y al mínimo nivel de emisiones, pero siguiendo la nueva tendencia en los inyecciones directa de gasolina de utilizar mezcla estequiométrica en lugar de estratificada, tras comprobarse que ésta última no da los resultados apetecidos con un tipo de conducción a la europea (una corrección de estrategia aplicada por la propia Volkswagen en sus renombrados motores FSI). En cuanto al motor del GS 430, es un V8 de 4,3 litros y 283 CV ya existente en la anterior generación y ahora mejorado. Su par es de 42 mkg a 3.500 rpm, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h con un consumo mixto de 11,4 litros a los 100 km. Incluye un sistema de control del acelerador (ETCS-I) que lo regula basándose no sólo en la posición del pedal, sino también en la velocidad y régimen de giro del motor.La plataforma del GS es completamente nueva, con 2 cm más de longitud que su predecesora. A pesar de ello, la batalla (distancia entre ejes) ha crecido 5 cm hasta llegar a los 2,85 metros y eso permite conceder al habitáculo un protagonismo máximo. Quizás la principal preocupación de los ingenieros de Lexus en este apartado ha sido conseguir un alto nivel de rigidez y resistencia a la torsión, para lo que se han servido de barras transversales de mayor grosor (el capó es de aluminio, para aligerar peso). Detrás de los parachoques delantero y trasero se han colocado cajas de choque para reducir la deformación de la estructura en colisiones leves.Como suspensiones, equipa un sistema de doble horquilla delante y articulaciones múltiples detrás, con una barra de torsión como estabilizadora. Los amortiguadores monotubo de alto rendimiento tienen ahora un mayor diámetro de pistón, para mejorar su rendimiento (más comodidad, más agarre, menos vibraciones).Está disponible sólo en el GS 430 y permite al conductor elegir entre dos posibles ajustes de amortiguación -“Normal" y “Deportivo"- mediante un interruptor situado junto a la palanca de cambios. El modo “Deportivo" proporciona una respuesta precisa de la dirección en los virajes, al reducir al mínimo el balanceo de la carrocería, mejora la conducción del vehículo y transmite al volante más sensaciones de conducción. Al activarse este modo, el AVS incrementa automáticamente la diferencia de dureza entre los amortiguadores internos y externos en las curvas para reducir el balanceo del vehículo. De forma simultánea, el Sistema de Dirección con Relación de Cambio Variable (VGRS) reduce automáticamente la relación de cambio de dirección, mientras que la Dirección Asistida Eléctrica (EPS) aumenta simultáneamente la dirección asistida. El sistema funciona ajustando el rendimiento de la suspensión en las cuatro ruedas de forma independiente, controlando los datos de los numerosos sensores para optimizar continuamente la fuerza de amortiguación de cada amortiguador. Los datos procedentes de los sensores de régimen del motor, de velocidad de las ruedas delanteras, de dirección, del piloto de freno y de los tres sensores de fuerza G de aceleración vertical son interpretados por un ordenador central que acciona el activador idóneo en cada amortiguador.