Le Mans´66, Ferrari y Ford se enfrentan en la gran pantalla

Los ganadores del Oscar Matt Damon y Christian Bale protagonizan Le Mans´66, una historia real sobre una poderosa amistad que cambió la historia del deporte motor para siempre.

Sylvia Longás.

Le Mans ´66, Ferrari y Ford se enfrentan en la gran pantalla
Le Mans ´66, Ferrari y Ford se enfrentan en la gran pantalla

Basada en la historia real del visionario diseñador americano de automóviles Carroll Shelby (Matt Damon) y del intrépido piloto británico Ken Miles (Christian Bale), LE MANS ’66 se estrena ahora en la gran pantalla. Ambos pilotos se enfrentaron juntos a los obstáculos corporativos, las leyes de la física y sus demonios personales para construir un revolucionario coche de carreras para Ford Motor Company y acabaron con el dominio de los bólidos de Enzo Ferrari en las 24 Horas de Le Mans en Francia en 1966.

Le Mans ´66, así comienza la historia

La historia comienza en 1959, cuando Carroll Shelby está en la cima del mundo tras ganar la carrera más difícil del automovilismo, las 24 horas de Le Mans. Pero su mayor triunfo ve acompañado seguidamente de un duro golpe, ya que los médicos le advierten que tiene una cardiopatía que le impedirá pilotar. En lugar de hundirse, Shelby se reinventa ingeniosamente como diseñador de coches y comercial en una fábrica de Venice Beach con un equipo de ingenieros y mecánicos entre los que se encuentran el irascible conductor de pruebas Ken Miles. Premiado piloto de carreras de nacionalidad británica, Miles es un hombre de familia y es brillante al volante, pero también desmesuradamente franco, arrogante, e inflexible.

Cuando un vehículo de Shelby sorprende en Le Mans frente al venerable italiano Enzo Ferrari, Ford Motor Company recluta al visionario para diseñar el coche de carreras más avanzado, una máquina capaz de ganarle incluso a Ferrari en la implacable pista francesa. Listos para triunfar aunque tienen todas las de perder, Shelby, Miles y su ecléctico equipo desarrollan un vehículo revolucionario capaz de vencer a todos sus competidores. Pero su incansable esfuerzo tendrá sus consecuencias.

Le Mans´66: un doble reto para su director

Al director de Le Mans´66, James Mangold, le emocionó el doble reto que implicaba el proyecto: por un lado, la oportunidad de escenificar emocionantes secuencias de carreras que básicamente introducirían al espectador en el interior de esos vehículos en compañía de pilotos intrépidos y, por otro, la posibilidad de relatar los altibajos de la amistad de Shelby y Miles. Ambos tenían personalidades muy marcadas y temperamentos fuertes -Shelby era un tipo duro, pero caía bien, y Miles, enojadizo y sin filtros-, pero a los dos los unía la pasión por la innovación y un amor permanente por el deporte motor.