Las sillitas para niños Evenflo, bajo sospecha en Estados Unidos

La firma Evenflo está bajo investigación de la National Highway Traffic Safety Administration, la principal autoridad en seguridad vial en Estados Unidos. Muchos usuarios han denunciado problemas de roturas en las asas de las sillitas para bebés que fabrica esta marca, que distribuye sus productos, además de en Estados Unidos, en España y en toda Latinoamérica.

Un total de 96 niños heridos y 240 denuncias han llevado al NHTSA a abrir una investigación sobre los productos de Evenflo. En particular, sobre las sillitas para niños que, además de montarse en los coches, pueden ser utilizadas como capazos portátiles.

Según muchos usuarios, estas sillas tienen problemas de seguridad, pues las asas se rompen con facilidad.
En los últimos años, la Administración ha tenido que investigar las sillitas elaboradas por varias marcas, entre ellas Century Products, Fisher-Price, Cosco, Hasbro y Kolcraft Enterprises. Casi todas ellas sufrían problemas en sus asas.

La propia Evenflo llamó a revisión en 1998 a 800.000 unidades de su modelo "On My Way", una combinación de capazo y sillita de coche.
La investigación actual afecta a la denominada Joyride, una silla en la que el niño marcha mirando hacia atrás y que no se fabrica desde 1998.

Un portavoz de Evenflo asegura que todas sus manufacturas soportan, al menos, 50 kilos, pero también reconoce que algunos modelos antiguos tienen menos resistencia.

Los mejores vídeos