Las pilas de los relojes podrían mover coches eléctricos

Las pilas que montan alguno de nuestros relojes podrían empezar a mover nuestros coches. Hitachi ha desarrollado una nueva batería de iones de litio-manganeso que, según aseguran, puede durar más de diez años e incorporarse a los vehículos híbridos, eléctricos o de pila de combustible.

Hasta ahora, los vehículos híbridos, eléctricos o de pila de combustible utilizaban baterías de niquel-hidrógeno, a pesar de que se conoce que las de litio-manganeso son más efectivas. Según los expertos, estas pilas mejoran la aceleración del vehículo y regeneran más rápido la energía.

Los inconvenientes son su escasa duración - que las hace aptas sólo para relojes o aparatos informáticos - y su alto coste. Hitachi</font color="#0000CC"> asegura haber solucionado el primero de sus peros y ha desarrollado una batería de iones de litio-manganeso que dura más de diez años usada de manera continuada.

Esperan que la barrera del precio también caiga, no por la demanda, sino por la intervención de los distintos gobiernos que estudian restringir las especificaciones que aplican a los distintos motores, en especial a los Diesel. Los fabricantes japoneses - sobre todo Toyota, Nissan y Honda - son los pioneros en materia de automóviles híbridos, propulsados por un motor eléctrico y otro de combustión.