Las negociaciones de Ford en Almussafes se estancan

La negociación entre la Dirección de Ford y los sindicatos de la planta valenciana de Almussafes parece estancada. Ambas partes niegan que se haya producido una ruptura, pero el distanciamiento es evidente. La compañía intenta reducir el período vacacional, una opción que los trabajadores rechazan.

Desde el pasado mes de enero, la factoría de Almussafes negocia un convenio colectivo que parece no avanzar. Según el comité de empresas, el intento de Ford de aumentar la flexibilidad laboral sacrificando las vacaciones de los trabajadores ha colocado las conversaciones en "un punto muerto".
En este sentido, el secretario general de UGT-Ford, Gonzalo Pino, ha solicitado que la empresa "deje a un lado la ofuscación con el asunto de la flexibilidad laboral" y negocie otras reivindicaciones como el plan profesional, la reducción de jornada y la cláusula de revisión salarial.
La Dirección, por su parte, ha subrayado que quiere cerrar cuanto antes la negociación "para no perjudicar las asignaciones" de proyectos en la planta valenciana.
Un punto que no comparten los sindicatos. Según Gonzalo Pino, la suspensión de negociaciones no hace peligrar ningún proyecto", ya que "llegarán nuevas inversiones" porque la planta "está preparada para fabricar cualquier producto".
En lo que sí coinciden ambas partes es en afirmar que las conversaciones no están rotas. Para el líder sindical, el convenio colectivo "sigue su cauce" y este parón "entra dentro de la normalidad en este tipo de procesos".