Las multas de tráfico se disparan en Madrid

Entre los meses de enero y noviembre, las sanciones de tráfico se han incrementado en Madrid en más de un 40 por ciento con respecto a 2003. En este aumento, mucho han tenido que ver los agentes de Movilidad que, desde julio, se encargan de regular el tráfico de la capital. Este cuerpo crecerá en enero con 646 nuevos empleados.

La policía no regulará el tráfico en Madrid
La policía no regulará el tráfico en Madrid

El año que está a punto de concluir ha resultado muy rentable para las arcas municipales de Madrid, en lo que a tráfico se refiere. El Ayuntamiento de la capital anunció a comienzos de 2004 que entre sus nuevas prioridades se encontraba la regulación del tráfico y la sanción de infracciones. Ahora, cuando apenas faltan 15 días para el cierre del ejercicio, el balance no puede ser más “satisfactorio": entre los meses de enero y noviembre, se han registrado más de 13.000 multas diarias, lo que supone un incremento del 40 por ciento con respecto al mismo período de 2003.Este aumento de las sanciones sólo ha sido posible gracias a la llegada de los nuevos agentes de Movilidad, un cuerpo especial del Ayuntamiento que, desde el pasado día 19 de julio, se encarga de vigilar de cerca a los conductores madrileños. En concreto, la ya conocida “marea amarilla" (por el color de sus uniformes) ha firmado en este tiempo un registro con más de 300 denuncias diarias.Entre las principales infracciones detectadas por estos empleados municipales se encuentran el aparcamiento en el carril-bus o en zonas de carga y descarga, la segunda fila y la no utilización del casco o el cinturón de seguridad.No obstante, el actual incremento de sanciones podría convertirse el año que viene en anécdota, según lo anunciado ayer por el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón. Y es que el Ayuntamiento ha decidido llevar a las calles 646 nuevos agentes de Movilidad para regular el tráfico Los nuevos empleados municipales se distribuirán por el centro de la capital (en el interior del círculo que dibuja la M-30), aunque también podrían actuar en las calles tradicionalmente más conflictivas de fuera de la circunvalación. Estos agentes dispondrán de una agenda electrónica con la que tramitarán todas las denuncias, además de emisoras de radio con sistema Tetra (de codificación) que les permite conectar con los servicios de urgencias: Bomberos, Policía Municipal, Samur y Emergencias 112.Los nuevos 646 agentes tienen una media de 27 años. Todos ellos han recibido una formación teórica de un mes en la academia de la Policía Municipal y ahora, hasta el próximo 2 de enero, estarán de prácticas en la calle. A partir de esa fecha, relegarán a la Policía en las labores de vigilancia del tráfico.La mayoría de estos funcionarios son antiguos aspirantes a policías municipales que no aprobaron en su momento las oposiciones. Este hecho, sin embargo, no empaña el servicio de un cuerpo que ha supuesto una “experiencia muy positiva", según ha declarado el propio Gallardón. “Los agentes de movilidad se han convertido en un servicio para el ciudadano. Su fin es proteger a los madrileños y les felicito por la labor desempeñada hasta ahora en la regulación del tráfico", ha declarado el alcalde.