Las concesionarias de las autopistas fijarán sus precios en función de la inflación prevista

El Gobierno y Aseta, la patronal de las concesionarias de autopistas, ultiman los detalles de un acuerdo que fijará el nuevo sistema de revisión de los precios de los peajes. Las tarifas se actualizarían siguiendo un sistema parecido al de las pensiones.

Aseta asegura que ya se encuentra a punto el nuevo modelo para la actualización de tarifas de las autopistas de peaje. Esta nueva forma de fijación de precios se produce después de que el Ejecutivo decidiese congelar los precios en 1999, algo antes de las elecciones.
La patronal informa que la nueva fórmula ajustará el incremento de la tarifa en función del objetivo de inflación previsto, con lo cual se seguiría el mismo método que utiliza el Gobierno para revisar el incremento de pensiones. Aseta pide que en el acuerdo se incluya una cláusula de revisión que obligue al Gobierno a compensar a las concesionarias en el caso de que la inflación real desborde las previsiones en un plazo de tiempo determinado.
Hasta ahora, las concesionarias tenían derecho por el decreto ley 210/1990 a revisar el precio de sus peajes el 1 de abril de cada año. Este incremento se fijaba en función del 95 por ciento del IPC vencido un año antes.
En otro frente, los negociadores buscan un acuerdo que compense a las concesionarias, si la Administración decide congelar temporalmente las tarifas. Este tipo de medidas, de carácter antiinflacionista, ya ha provocado dos sentencias del Tribunal Supremo que avalaban los recursos presentados por Europistas e Iberpistas contra la congelación de tarifas efectuada en 1997.