Las autoridades estadounidenses dicen no a ventanas más resistentes

Las autoridades federales se han echado para atrás y no van a obligar a los fabricantes a colocar ventanas de mayor dureza en los automóviles para evitar que los pasajeros salgan despedidos de los mismos en caso de vuelco.

Las autoridades estadounidenses dicen no a ventanas más resistentes
Las autoridades estadounidenses dicen no a ventanas más resistentes

Las autoridades federales estadounidenses van a dejar de lado sus planes para obligar a los fabricantes a poner cristales más resistentes en las ventanas de sus vehículos con el fin de evitar que los pasajeros salgan despedidos en caso de vuelco.

Tras 10 años de investigaciones, los ingenieros de la NHTSA (Administración Federal para la Seguridad en el Transporte en Carretera) han concluido que no era tan buena idea la de aplicar esta normativa.

Las principales razones que han conducido a las autoridades federales a paralizar la misma han sido tres. La primera de ellas es el incremento del riesgo de lesiones de cuello a los accidentados, tanto a los que llevan puestos el cinturón de seguridad como a los que no.

La segunda es que otros elementos de seguridad pasiva, como los airbags de cortina, pueden realizar una misión similar sin que el riesgo de daños para el pasajero sea tan alto.

Finalmente, el dinero, cómo no, es otra de las trabas que tenía la nueva normativa sobre ventanas de mayor rigidez. Los costes de investigación y realización de cristales de mayor dureza son muy grandes, a los que habría que sumar unos marcos de las puertas de más firmeza y una serie de cambios estructurales en los vehículos que hacen que llevar a cabo la iniciativa sea muy caro.