Lancia Musa

Basado en el Fiat Idea, Lancia ha reinterpretado el concepto de monovolumen urbano llevándolo a extremos insospechados, donde convergen el lujo, la elegancia y la exclusividad con el buen gusto italiano.

Lancia Musa
Lancia Musa

La terminación del Musa, independientemente de la mecánica elegida, está estructurada en dos niveles denominados Oro y Platino, que contemplan diferentes equipamientos de serie. Se ofrecerán 12 colores específicos de carrocería, dos tipos de cajas de cambio, dos tipos de tapicería en cuatro combinaciones de color para la versión Oro y dos para la Platino.En cuanto a los precios, los responsables de la marca no han fijado las tarifas finales, aunque han asegurado que la gama variará entre 15.600 y 22.000 euros y su comercialización en España está prevista para el día 20 de octubre.Se trata de un programa específico diseñado por la marca italiana, que permite ampliar las garantías contractuales hasta el quinto año a partir de la fecha de matriculación o a un kilometraje máximo de 120.000 km, combinándolas con el servicio de asistencia en carretera. Si se produce algún tipo de avería, el cliente no tiene que pagar por el servicio de rescate del vehículo, ni adelantar dinero alguno para el envío de repuestos, gastos de hotel o retorno de los pasajeros.
Además, si el cliente decidiera vender su coche antes del vencimiento de la extensión de garantía, podrá contemplar dos posibilidades. La primera es el ahorro de la parte no disfrutada de la garantía para la compra de un modelo del grupo (Fiat, Lancia o Alfa Romeo), mientras que la segunda opción contempla la transferencia de los servicios de garantía al nuevo comprador, respetando la fecha de finalización o el kilometraje pactado.Como apuntábamos anteriormente, la base del Musa es el Idea, con el que comparte la mayoría de los elementos mecánicos. No sólo chasis y motores, sino también otros componentes que conforman el habitáculo, aunque convenientemente adaptados al estilo de la marca. Es algo similar a lo que ocurre entre los hermanos de gama Ulysse y Phedra o bien los propios Punto e Ypsilon, pero en estos últimos, en menor medida. No obstante, Lancia afirma que ha efectuado una puesta a punto específica en el apartado de suspensiones con el fin de adaptar el tren de rodaje hacia un uso más confortable, centrada en un nuevo tarado de muelles y amortiguadores y diferentes soportes de goma.La dirección cuenta con el sistema de dos leyes, con posición City, que permite una asistencia adicional de ayuda al efectuar maniobras de aparcamiento.La gama de motores contempla una versión de gasolina 1.4 16v Fire de 95 CV de potencia y dos Diesel Multijet de última generación, de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente.El 1.4 de gasolina anuncia unas prestaciones bastante dinámicas, que permiten al Musa alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 33 segundos. Por su parte, los consumos oficiales se cifran en 8,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ciclo extraurbano y 6,6 l/100 km en ciclo mixto.Entre los Diesel, la versión más pequeña, de 1,3 litros de capacidad y 70 CV de potencia, se plantea como la opción de acceso a la gama. La hemos conocido en diversos modelos del grupo, no sólo en Fiat o en Lancia, sino en otros como el Opel Agila o Corsa, el Subaru Justy o en el Suzuki Wagon R. Voluntarioso y económico, en el Musa no logra un rendimiento espectacular, en parte por la aerodinámica y en parte por el peso del conjunto, aunque se defiende bastante bien en recorridos interurbanos. Cuenta con sistema Common Rail, cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría estática.Se trata de una mecánica muy económica en consumo de combustible, de poco mantenimiento (los intervalos de inspección se realizan cada 30.000 km) y cumple la normativa Euro 4 en materia de contaminación. Este motor ha sido diseñado para alcanzar una vida útil de 250.000 kilómetros. Sus prestaciones oficiales prometen una velocidad máxima de 159 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 15,4 segundos y cubre el kilómetro con salida parada en 36,6 segundos. Los consumos son bastante aquilatados, con un gasto medio ponderado de 5,1 litros a los 100 kilómetros.El propulsor estrella de la marca es el 1.9 Multijet de 100 CV de potencia, con dos válvulas por cilindro y un árbol de levas en culata. Como el 1.3 Multijet, la versión 1.9 pertenece a la familia de los modelos Common Rail de segunda generación. Como elemento base mantiene los mismos principios de los Common Rail originales, como la alta presión de alimentación y control electrónico de los inyectores, pero con mayor eficiencia de combustión, menor ruido de funcionamiento y con una importante reducción de las emisiones contaminantes.Durante la toma de contacto sólo tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña de los Diesel, el 1.3 Multijet de 70 CV. En carreteras de montaña no se muestra especialmente brillante. Si queremos sacarle todo el partido hay que tirar del cambio hasta límites insospechados, aunque sube de vueltas, sorprendentemente, hasta cerca de las 5.000 rpm. Sin embargo, en autopista mantiene unos cruceros razonables sin demasiada dificultad, aunque en este terreno se filtran al habitáculo algunos ruidos procedentes de motor, aerodinámica y rodadura cuando se mantiene fija una velocidad elevada. La verdad es que no hemos apreciado grandes diferencias respecto al comportamiento de un Idea con la misma mecánica, aunque la versión que tuvimos oportunidad de conducir calzaba unas generosas gomas en medida 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Sí se nota un mayor placer de conducción, pues los cuidados interiores –posiblemente con mejores guarnecidos- y el mullido de los asientos contribuyen a mejorar la sensación al volante y a difuminar un poco la humorosidad en el interior del habitáculo.La terminación del Musa, independientemente de la mecánica elegida, está estructurada en dos niveles denominados Oro y Platino, que contemplan diferentes equipamientos de serie. Se ofrecerán 12 colores específicos de carrocería, dos tipos de cajas de cambio, dos tipos de tapicería en cuatro combinaciones de color para la versión Oro y dos para la Platino.En cuanto a los precios, los responsables de la marca no han fijado las tarifas finales, aunque han asegurado que la gama variará entre 15.600 y 22.000 euros y su comercialización en España está prevista para el día 20 de octubre.Se trata de un programa específico diseñado por la marca italiana, que permite ampliar las garantías contractuales hasta el quinto año a partir de la fecha de matriculación o a un kilometraje máximo de 120.000 km, combinándolas con el servicio de asistencia en carretera. Si se produce algún tipo de avería, el cliente no tiene que pagar por el servicio de rescate del vehículo, ni adelantar dinero alguno para el envío de repuestos, gastos de hotel o retorno de los pasajeros.
Además, si el cliente decidiera vender su coche antes del vencimiento de la extensión de garantía, podrá contemplar dos posibilidades. La primera es el ahorro de la parte no disfrutada de la garantía para la compra de un modelo del grupo (Fiat, Lancia o Alfa Romeo), mientras que la segunda opción contempla la transferencia de los servicios de garantía al nuevo comprador, respetando la fecha de finalización o el kilometraje pactado.Como apuntábamos anteriormente, la base del Musa es el Idea, con el que comparte la mayoría de los elementos mecánicos. No sólo chasis y motores, sino también otros componentes que conforman el habitáculo, aunque convenientemente adaptados al estilo de la marca. Es algo similar a lo que ocurre entre los hermanos de gama Ulysse y Phedra o bien los propios Punto e Ypsilon, pero en estos últimos, en menor medida. No obstante, Lancia afirma que ha efectuado una puesta a punto específica en el apartado de suspensiones con el fin de adaptar el tren de rodaje hacia un uso más confortable, centrada en un nuevo tarado de muelles y amortiguadores y diferentes soportes de goma.La dirección cuenta con el sistema de dos leyes, con posición City, que permite una asistencia adicional de ayuda al efectuar maniobras de aparcamiento.La gama de motores contempla una versión de gasolina 1.4 16v Fire de 95 CV de potencia y dos Diesel Multijet de última generación, de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente.El 1.4 de gasolina anuncia unas prestaciones bastante dinámicas, que permiten al Musa alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 33 segundos. Por su parte, los consumos oficiales se cifran en 8,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ciclo extraurbano y 6,6 l/100 km en ciclo mixto.Entre los Diesel, la versión más pequeña, de 1,3 litros de capacidad y 70 CV de potencia, se plantea como la opción de acceso a la gama. La hemos conocido en diversos modelos del grupo, no sólo en Fiat o en Lancia, sino en otros como el Opel Agila o Corsa, el Subaru Justy o en el Suzuki Wagon R. Voluntarioso y económico, en el Musa no logra un rendimiento espectacular, en parte por la aerodinámica y en parte por el peso del conjunto, aunque se defiende bastante bien en recorridos interurbanos. Cuenta con sistema Common Rail, cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría estática.Se trata de una mecánica muy económica en consumo de combustible, de poco mantenimiento (los intervalos de inspección se realizan cada 30.000 km) y cumple la normativa Euro 4 en materia de contaminación. Este motor ha sido diseñado para alcanzar una vida útil de 250.000 kilómetros. Sus prestaciones oficiales prometen una velocidad máxima de 159 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 15,4 segundos y cubre el kilómetro con salida parada en 36,6 segundos. Los consumos son bastante aquilatados, con un gasto medio ponderado de 5,1 litros a los 100 kilómetros.El propulsor estrella de la marca es el 1.9 Multijet de 100 CV de potencia, con dos válvulas por cilindro y un árbol de levas en culata. Como el 1.3 Multijet, la versión 1.9 pertenece a la familia de los modelos Common Rail de segunda generación. Como elemento base mantiene los mismos principios de los Common Rail originales, como la alta presión de alimentación y control electrónico de los inyectores, pero con mayor eficiencia de combustión, menor ruido de funcionamiento y con una importante reducción de las emisiones contaminantes.Durante la toma de contacto sólo tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña de los Diesel, el 1.3 Multijet de 70 CV. En carreteras de montaña no se muestra especialmente brillante. Si queremos sacarle todo el partido hay que tirar del cambio hasta límites insospechados, aunque sube de vueltas, sorprendentemente, hasta cerca de las 5.000 rpm. Sin embargo, en autopista mantiene unos cruceros razonables sin demasiada dificultad, aunque en este terreno se filtran al habitáculo algunos ruidos procedentes de motor, aerodinámica y rodadura cuando se mantiene fija una velocidad elevada. La verdad es que no hemos apreciado grandes diferencias respecto al comportamiento de un Idea con la misma mecánica, aunque la versión que tuvimos oportunidad de conducir calzaba unas generosas gomas en medida 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Sí se nota un mayor placer de conducción, pues los cuidados interiores –posiblemente con mejores guarnecidos- y el mullido de los asientos contribuyen a mejorar la sensación al volante y a difuminar un poco la humorosidad en el interior del habitáculo.La terminación del Musa, independientemente de la mecánica elegida, está estructurada en dos niveles denominados Oro y Platino, que contemplan diferentes equipamientos de serie. Se ofrecerán 12 colores específicos de carrocería, dos tipos de cajas de cambio, dos tipos de tapicería en cuatro combinaciones de color para la versión Oro y dos para la Platino.En cuanto a los precios, los responsables de la marca no han fijado las tarifas finales, aunque han asegurado que la gama variará entre 15.600 y 22.000 euros y su comercialización en España está prevista para el día 20 de octubre.Se trata de un programa específico diseñado por la marca italiana, que permite ampliar las garantías contractuales hasta el quinto año a partir de la fecha de matriculación o a un kilometraje máximo de 120.000 km, combinándolas con el servicio de asistencia en carretera. Si se produce algún tipo de avería, el cliente no tiene que pagar por el servicio de rescate del vehículo, ni adelantar dinero alguno para el envío de repuestos, gastos de hotel o retorno de los pasajeros.
Además, si el cliente decidiera vender su coche antes del vencimiento de la extensión de garantía, podrá contemplar dos posibilidades. La primera es el ahorro de la parte no disfrutada de la garantía para la compra de un modelo del grupo (Fiat, Lancia o Alfa Romeo), mientras que la segunda opción contempla la transferencia de los servicios de garantía al nuevo comprador, respetando la fecha de finalización o el kilometraje pactado.Como apuntábamos anteriormente, la base del Musa es el Idea, con el que comparte la mayoría de los elementos mecánicos. No sólo chasis y motores, sino también otros componentes que conforman el habitáculo, aunque convenientemente adaptados al estilo de la marca. Es algo similar a lo que ocurre entre los hermanos de gama Ulysse y Phedra o bien los propios Punto e Ypsilon, pero en estos últimos, en menor medida. No obstante, Lancia afirma que ha efectuado una puesta a punto específica en el apartado de suspensiones con el fin de adaptar el tren de rodaje hacia un uso más confortable, centrada en un nuevo tarado de muelles y amortiguadores y diferentes soportes de goma.La dirección cuenta con el sistema de dos leyes, con posición City, que permite una asistencia adicional de ayuda al efectuar maniobras de aparcamiento.La gama de motores contempla una versión de gasolina 1.4 16v Fire de 95 CV de potencia y dos Diesel Multijet de última generación, de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente.El 1.4 de gasolina anuncia unas prestaciones bastante dinámicas, que permiten al Musa alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 33 segundos. Por su parte, los consumos oficiales se cifran en 8,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ciclo extraurbano y 6,6 l/100 km en ciclo mixto.Entre los Diesel, la versión más pequeña, de 1,3 litros de capacidad y 70 CV de potencia, se plantea como la opción de acceso a la gama. La hemos conocido en diversos modelos del grupo, no sólo en Fiat o en Lancia, sino en otros como el Opel Agila o Corsa, el Subaru Justy o en el Suzuki Wagon R. Voluntarioso y económico, en el Musa no logra un rendimiento espectacular, en parte por la aerodinámica y en parte por el peso del conjunto, aunque se defiende bastante bien en recorridos interurbanos. Cuenta con sistema Common Rail, cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría estática.Se trata de una mecánica muy económica en consumo de combustible, de poco mantenimiento (los intervalos de inspección se realizan cada 30.000 km) y cumple la normativa Euro 4 en materia de contaminación. Este motor ha sido diseñado para alcanzar una vida útil de 250.000 kilómetros. Sus prestaciones oficiales prometen una velocidad máxima de 159 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 15,4 segundos y cubre el kilómetro con salida parada en 36,6 segundos. Los consumos son bastante aquilatados, con un gasto medio ponderado de 5,1 litros a los 100 kilómetros.El propulsor estrella de la marca es el 1.9 Multijet de 100 CV de potencia, con dos válvulas por cilindro y un árbol de levas en culata. Como el 1.3 Multijet, la versión 1.9 pertenece a la familia de los modelos Common Rail de segunda generación. Como elemento base mantiene los mismos principios de los Common Rail originales, como la alta presión de alimentación y control electrónico de los inyectores, pero con mayor eficiencia de combustión, menor ruido de funcionamiento y con una importante reducción de las emisiones contaminantes.Durante la toma de contacto sólo tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña de los Diesel, el 1.3 Multijet de 70 CV. En carreteras de montaña no se muestra especialmente brillante. Si queremos sacarle todo el partido hay que tirar del cambio hasta límites insospechados, aunque sube de vueltas, sorprendentemente, hasta cerca de las 5.000 rpm. Sin embargo, en autopista mantiene unos cruceros razonables sin demasiada dificultad, aunque en este terreno se filtran al habitáculo algunos ruidos procedentes de motor, aerodinámica y rodadura cuando se mantiene fija una velocidad elevada. La verdad es que no hemos apreciado grandes diferencias respecto al comportamiento de un Idea con la misma mecánica, aunque la versión que tuvimos oportunidad de conducir calzaba unas generosas gomas en medida 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Sí se nota un mayor placer de conducción, pues los cuidados interiores –posiblemente con mejores guarnecidos- y el mullido de los asientos contribuyen a mejorar la sensación al volante y a difuminar un poco la humorosidad en el interior del habitáculo.La terminación del Musa, independientemente de la mecánica elegida, está estructurada en dos niveles denominados Oro y Platino, que contemplan diferentes equipamientos de serie. Se ofrecerán 12 colores específicos de carrocería, dos tipos de cajas de cambio, dos tipos de tapicería en cuatro combinaciones de color para la versión Oro y dos para la Platino.En cuanto a los precios, los responsables de la marca no han fijado las tarifas finales, aunque han asegurado que la gama variará entre 15.600 y 22.000 euros y su comercialización en España está prevista para el día 20 de octubre.Se trata de un programa específico diseñado por la marca italiana, que permite ampliar las garantías contractuales hasta el quinto año a partir de la fecha de matriculación o a un kilometraje máximo de 120.000 km, combinándolas con el servicio de asistencia en carretera. Si se produce algún tipo de avería, el cliente no tiene que pagar por el servicio de rescate del vehículo, ni adelantar dinero alguno para el envío de repuestos, gastos de hotel o retorno de los pasajeros.
Además, si el cliente decidiera vender su coche antes del vencimiento de la extensión de garantía, podrá contemplar dos posibilidades. La primera es el ahorro de la parte no disfrutada de la garantía para la compra de un modelo del grupo (Fiat, Lancia o Alfa Romeo), mientras que la segunda opción contempla la transferencia de los servicios de garantía al nuevo comprador, respetando la fecha de finalización o el kilometraje pactado.Como apuntábamos anteriormente, la base del Musa es el Idea, con el que comparte la mayoría de los elementos mecánicos. No sólo chasis y motores, sino también otros componentes que conforman el habitáculo, aunque convenientemente adaptados al estilo de la marca. Es algo similar a lo que ocurre entre los hermanos de gama Ulysse y Phedra o bien los propios Punto e Ypsilon, pero en estos últimos, en menor medida. No obstante, Lancia afirma que ha efectuado una puesta a punto específica en el apartado de suspensiones con el fin de adaptar el tren de rodaje hacia un uso más confortable, centrada en un nuevo tarado de muelles y amortiguadores y diferentes soportes de goma.La dirección cuenta con el sistema de dos leyes, con posición City, que permite una asistencia adicional de ayuda al efectuar maniobras de aparcamiento.La gama de motores contempla una versión de gasolina 1.4 16v Fire de 95 CV de potencia y dos Diesel Multijet de última generación, de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente.El 1.4 de gasolina anuncia unas prestaciones bastante dinámicas, que permiten al Musa alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 33 segundos. Por su parte, los consumos oficiales se cifran en 8,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ciclo extraurbano y 6,6 l/100 km en ciclo mixto.Entre los Diesel, la versión más pequeña, de 1,3 litros de capacidad y 70 CV de potencia, se plantea como la opción de acceso a la gama. La hemos conocido en diversos modelos del grupo, no sólo en Fiat o en Lancia, sino en otros como el Opel Agila o Corsa, el Subaru Justy o en el Suzuki Wagon R. Voluntarioso y económico, en el Musa no logra un rendimiento espectacular, en parte por la aerodinámica y en parte por el peso del conjunto, aunque se defiende bastante bien en recorridos interurbanos. Cuenta con sistema Common Rail, cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría estática.Se trata de una mecánica muy económica en consumo de combustible, de poco mantenimiento (los intervalos de inspección se realizan cada 30.000 km) y cumple la normativa Euro 4 en materia de contaminación. Este motor ha sido diseñado para alcanzar una vida útil de 250.000 kilómetros. Sus prestaciones oficiales prometen una velocidad máxima de 159 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 15,4 segundos y cubre el kilómetro con salida parada en 36,6 segundos. Los consumos son bastante aquilatados, con un gasto medio ponderado de 5,1 litros a los 100 kilómetros.El propulsor estrella de la marca es el 1.9 Multijet de 100 CV de potencia, con dos válvulas por cilindro y un árbol de levas en culata. Como el 1.3 Multijet, la versión 1.9 pertenece a la familia de los modelos Common Rail de segunda generación. Como elemento base mantiene los mismos principios de los Common Rail originales, como la alta presión de alimentación y control electrónico de los inyectores, pero con mayor eficiencia de combustión, menor ruido de funcionamiento y con una importante reducción de las emisiones contaminantes.Durante la toma de contacto sólo tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña de los Diesel, el 1.3 Multijet de 70 CV. En carreteras de montaña no se muestra especialmente brillante. Si queremos sacarle todo el partido hay que tirar del cambio hasta límites insospechados, aunque sube de vueltas, sorprendentemente, hasta cerca de las 5.000 rpm. Sin embargo, en autopista mantiene unos cruceros razonables sin demasiada dificultad, aunque en este terreno se filtran al habitáculo algunos ruidos procedentes de motor, aerodinámica y rodadura cuando se mantiene fija una velocidad elevada. La verdad es que no hemos apreciado grandes diferencias respecto al comportamiento de un Idea con la misma mecánica, aunque la versión que tuvimos oportunidad de conducir calzaba unas generosas gomas en medida 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Sí se nota un mayor placer de conducción, pues los cuidados interiores –posiblemente con mejores guarnecidos- y el mullido de los asientos contribuyen a mejorar la sensación al volante y a difuminar un poco la humorosidad en el interior del habitáculo.La terminación del Musa, independientemente de la mecánica elegida, está estructurada en dos niveles denominados Oro y Platino, que contemplan diferentes equipamientos de serie. Se ofrecerán 12 colores específicos de carrocería, dos tipos de cajas de cambio, dos tipos de tapicería en cuatro combinaciones de color para la versión Oro y dos para la Platino.En cuanto a los precios, los responsables de la marca no han fijado las tarifas finales, aunque han asegurado que la gama variará entre 15.600 y 22.000 euros y su comercialización en España está prevista para el día 20 de octubre.Se trata de un programa específico diseñado por la marca italiana, que permite ampliar las garantías contractuales hasta el quinto año a partir de la fecha de matriculación o a un kilometraje máximo de 120.000 km, combinándolas con el servicio de asistencia en carretera. Si se produce algún tipo de avería, el cliente no tiene que pagar por el servicio de rescate del vehículo, ni adelantar dinero alguno para el envío de repuestos, gastos de hotel o retorno de los pasajeros.
Además, si el cliente decidiera vender su coche antes del vencimiento de la extensión de garantía, podrá contemplar dos posibilidades. La primera es el ahorro de la parte no disfrutada de la garantía para la compra de un modelo del grupo (Fiat, Lancia o Alfa Romeo), mientras que la segunda opción contempla la transferencia de los servicios de garantía al nuevo comprador, respetando la fecha de finalización o el kilometraje pactado.Como apuntábamos anteriormente, la base del Musa es el Idea, con el que comparte la mayoría de los elementos mecánicos. No sólo chasis y motores, sino también otros componentes que conforman el habitáculo, aunque convenientemente adaptados al estilo de la marca. Es algo similar a lo que ocurre entre los hermanos de gama Ulysse y Phedra o bien los propios Punto e Ypsilon, pero en estos últimos, en menor medida. No obstante, Lancia afirma que ha efectuado una puesta a punto específica en el apartado de suspensiones con el fin de adaptar el tren de rodaje hacia un uso más confortable, centrada en un nuevo tarado de muelles y amortiguadores y diferentes soportes de goma.La dirección cuenta con el sistema de dos leyes, con posición City, que permite una asistencia adicional de ayuda al efectuar maniobras de aparcamiento.La gama de motores contempla una versión de gasolina 1.4 16v Fire de 95 CV de potencia y dos Diesel Multijet de última generación, de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente.El 1.4 de gasolina anuncia unas prestaciones bastante dinámicas, que permiten al Musa alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 33 segundos. Por su parte, los consumos oficiales se cifran en 8,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ciclo extraurbano y 6,6 l/100 km en ciclo mixto.Entre los Diesel, la versión más pequeña, de 1,3 litros de capacidad y 70 CV de potencia, se plantea como la opción de acceso a la gama. La hemos conocido en diversos modelos del grupo, no sólo en Fiat o en Lancia, sino en otros como el Opel Agila o Corsa, el Subaru Justy o en el Suzuki Wagon R. Voluntarioso y económico, en el Musa no logra un rendimiento espectacular, en parte por la aerodinámica y en parte por el peso del conjunto, aunque se defiende bastante bien en recorridos interurbanos. Cuenta con sistema Common Rail, cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría estática.Se trata de una mecánica muy económica en consumo de combustible, de poco mantenimiento (los intervalos de inspección se realizan cada 30.000 km) y cumple la normativa Euro 4 en materia de contaminación. Este motor ha sido diseñado para alcanzar una vida útil de 250.000 kilómetros. Sus prestaciones oficiales prometen una velocidad máxima de 159 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 15,4 segundos y cubre el kilómetro con salida parada en 36,6 segundos. Los consumos son bastante aquilatados, con un gasto medio ponderado de 5,1 litros a los 100 kilómetros.El propulsor estrella de la marca es el 1.9 Multijet de 100 CV de potencia, con dos válvulas por cilindro y un árbol de levas en culata. Como el 1.3 Multijet, la versión 1.9 pertenece a la familia de los modelos Common Rail de segunda generación. Como elemento base mantiene los mismos principios de los Common Rail originales, como la alta presión de alimentación y control electrónico de los inyectores, pero con mayor eficiencia de combustión, menor ruido de funcionamiento y con una importante reducción de las emisiones contaminantes.Durante la toma de contacto sólo tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña de los Diesel, el 1.3 Multijet de 70 CV. En carreteras de montaña no se muestra especialmente brillante. Si queremos sacarle todo el partido hay que tirar del cambio hasta límites insospechados, aunque sube de vueltas, sorprendentemente, hasta cerca de las 5.000 rpm. Sin embargo, en autopista mantiene unos cruceros razonables sin demasiada dificultad, aunque en este terreno se filtran al habitáculo algunos ruidos procedentes de motor, aerodinámica y rodadura cuando se mantiene fija una velocidad elevada. La verdad es que no hemos apreciado grandes diferencias respecto al comportamiento de un Idea con la misma mecánica, aunque la versión que tuvimos oportunidad de conducir calzaba unas generosas gomas en medida 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Sí se nota un mayor placer de conducción, pues los cuidados interiores –posiblemente con mejores guarnecidos- y el mullido de los asientos contribuyen a mejorar la sensación al volante y a difuminar un poco la humorosidad en el interior del habitáculo.La terminación del Musa, independientemente de la mecánica elegida, está estructurada en dos niveles denominados Oro y Platino, que contemplan diferentes equipamientos de serie. Se ofrecerán 12 colores específicos de carrocería, dos tipos de cajas de cambio, dos tipos de tapicería en cuatro combinaciones de color para la versión Oro y dos para la Platino.En cuanto a los precios, los responsables de la marca no han fijado las tarifas finales, aunque han asegurado que la gama variará entre 15.600 y 22.000 euros y su comercialización en España está prevista para el día 20 de octubre.Se trata de un programa específico diseñado por la marca italiana, que permite ampliar las garantías contractuales hasta el quinto año a partir de la fecha de matriculación o a un kilometraje máximo de 120.000 km, combinándolas con el servicio de asistencia en carretera. Si se produce algún tipo de avería, el cliente no tiene que pagar por el servicio de rescate del vehículo, ni adelantar dinero alguno para el envío de repuestos, gastos de hotel o retorno de los pasajeros.
Además, si el cliente decidiera vender su coche antes del vencimiento de la extensión de garantía, podrá contemplar dos posibilidades. La primera es el ahorro de la parte no disfrutada de la garantía para la compra de un modelo del grupo (Fiat, Lancia o Alfa Romeo), mientras que la segunda opción contempla la transferencia de los servicios de garantía al nuevo comprador, respetando la fecha de finalización o el kilometraje pactado.Como apuntábamos anteriormente, la base del Musa es el Idea, con el que comparte la mayoría de los elementos mecánicos. No sólo chasis y motores, sino también otros componentes que conforman el habitáculo, aunque convenientemente adaptados al estilo de la marca. Es algo similar a lo que ocurre entre los hermanos de gama Ulysse y Phedra o bien los propios Punto e Ypsilon, pero en estos últimos, en menor medida. No obstante, Lancia afirma que ha efectuado una puesta a punto específica en el apartado de suspensiones con el fin de adaptar el tren de rodaje hacia un uso más confortable, centrada en un nuevo tarado de muelles y amortiguadores y diferentes soportes de goma.La dirección cuenta con el sistema de dos leyes, con posición City, que permite una asistencia adicional de ayuda al efectuar maniobras de aparcamiento.La gama de motores contempla una versión de gasolina 1.4 16v Fire de 95 CV de potencia y dos Diesel Multijet de última generación, de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente.El 1.4 de gasolina anuncia unas prestaciones bastante dinámicas, que permiten al Musa alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 33 segundos. Por su parte, los consumos oficiales se cifran en 8,5 l/100 km en ciclo urbano, 5,5 l/100 km en ciclo extraurbano y 6,6 l/100 km en ciclo mixto.Entre los Diesel, la versión más pequeña, de 1,3 litros de capacidad y 70 CV de potencia, se plantea como la opción de acceso a la gama. La hemos conocido en diversos modelos del grupo, no sólo en Fiat o en Lancia, sino en otros como el Opel Agila o Corsa, el Subaru Justy o en el Suzuki Wagon R. Voluntarioso y económico, en el Musa no logra un rendimiento espectacular, en parte por la aerodinámica y en parte por el peso del conjunto, aunque se defiende bastante bien en recorridos interurbanos. Cuenta con sistema Common Rail, cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría estática.Se trata de una mecánica muy económica en consumo de combustible, de poco mantenimiento (los intervalos de inspección se realizan cada 30.000 km) y cumple la normativa Euro 4 en materia de contaminación. Este motor ha sido diseñado para alcanzar una vida útil de 250.000 kilómetros. Sus prestaciones oficiales prometen una velocidad máxima de 159 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 15,4 segundos y cubre el kilómetro con salida parada en 36,6 segundos. Los consumos son bastante aquilatados, con un gasto medio ponderado de 5,1 litros a los 100 kilómetros.El propulsor estrella de la marca es el 1.9 Multijet de 100 CV de potencia, con dos válvulas por cilindro y un árbol de levas en culata. Como el 1.3 Multijet, la versión 1.9 pertenece a la familia de los modelos Common Rail de segunda generación. Como elemento base mantiene los mismos principios de los Common Rail originales, como la alta presión de alimentación y control electrónico de los inyectores, pero con mayor eficiencia de combustión, menor ruido de funcionamiento y con una importante reducción de las emisiones contaminantes.Durante la toma de contacto sólo tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña de los Diesel, el 1.3 Multijet de 70 CV. En carreteras de montaña no se muestra especialmente brillante. Si queremos sacarle todo el partido hay que tirar del cambio hasta límites insospechados, aunque sube de vueltas, sorprendentemente, hasta cerca de las 5.000 rpm. Sin embargo, en autopista mantiene unos cruceros razonables sin demasiada dificultad, aunque en este terreno se filtran al habitáculo algunos ruidos procedentes de motor, aerodinámica y rodadura cuando se mantiene fija una velocidad elevada. La verdad es que no hemos apreciado grandes diferencias respecto al comportamiento de un Idea con la misma mecánica, aunque la versión que tuvimos oportunidad de conducir calzaba unas generosas gomas en medida 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Sí se nota un mayor placer de conducción, pues los cuidados interiores –posiblemente con mejores guarnecidos- y el mullido de los asientos contribuyen a mejorar la sensación al volante y a difuminar un poco la humorosidad en el interior del habitáculo.