La velocidad, una de las causas del accidente de Sigüenza

Las primeras investigaciones realizadas por el Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil confirman las hipótesis: una de las causas del siniestro que tuvo lugar el pasado domingo en Sigüenza, en el que murieron siete personas, fue la excesiva velocidad de uno de los vehículos implicados.

Los niños de Sigüenza iban sin cinturón
Los niños de Sigüenza iban sin cinturón

Comienzan a desvelarse las causas del accidente que el domingo sesgó la vida de siete personas en Sigüenza. El todo terreno implicado en el siniestro llevaba una velocidad excesiva para el tipo de vía por la que circulaba, según las investigaciones del Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil. Así lo ha confirmado el subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Juan Pablo Herranz. Además, ha anunciado que es probable que ninguno de los cuatro niños que viajaban en el asiento trasero del TT llevara puesto el cinturón de seguridad. Al parecer, este dispositivo tampoco fue usado por una de las personas que estaba en el monovolumen.Los todo terreno tienen un centro de gravedad más alto que los turismos y, cuando cogen velocidad, existen más posibilidades de que pierdan el equilibrio, según ha explicado el subdelegado del Gobierno. Así, cuando el vehículo chocó contra el monovolumen, dio varias vueltas de campana y se salió de la vía.El atestado sobre el accidente no se conocerá hasta dentro de 15 ó 20 días. El documento será remitido al juzgado correspondiente, con el fin de determinar las responsabilidades oportunas.Por otra parte, Herranz ha anunciado que el conductor del monovolumen, Carlos Fernández, aún permanece en estado grave. El resto de los afectados (entre ellos, cuatro niñas) evoluciona favorablemente.Siete personas han resultado heridas de gravedad y otras dos han sufrido lesiones leves en un accidente que ha tenido lugar en la carretera C-3211, en el término municipal de Lorca (Murcia). Poco después del mediodía, una furgoneta Citroën y un Ford Sierra, en el que viajaban siete personas de nacionalidad rumana, han chocado frontalmente. Entre los afectados se encuentra un bebé de siete meses.