La UE aboga por la igualdad tributaria para todos los vehículos usados

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha instado a los estados miembros a tener en cuenta el valor real de los coches importados de segunda mano a la hora de gravarlos con impuestos especiales.

Con esta resolución se pretende evitar una discriminación fiscal entre los vehículos importados de otros países de la Unión Europea y los nacionales.
Esta resolución responde a tres cuestiones prejudiciales planteadas por el Tribunal Supremo Administrativo de Portugal en relación con un litigio entre un ciudadano luso y la Hacienda pública de este país. El demandante importó en 1996 un coche de Francia y reclamaba "la devolución del impuesto sobre los automóviles que había pagado con motivo de la importación a Portugal de un coche de segunda mano procedente de otro Estado miembro".
En su respuesta, el Tribunal de Justicia de la UE señala que se infringe la legislación comunitaria cuando "el tributo que grava el producto importado y el que grava el producto nacional se calculan de modo diferente". De igual forma, "la reducción del impuesto debe ser directamente proporcionalmente a la pérdida de valor del vehículo".
Según este mismo organismo comunitario, con esta sentencia se debe "beneficiar a aquellas personas que quieren comprar un vehículo más barato" en otro Estado miembro.