La UE, a favor de los limitadores de velocidad

Los próximos meses de septiembre y octubre serán decisivos para la política medioambiental europea. La UE presentará un Libro Blanco con propuestas como la adopción de limitadores de velocidad para los automóviles, la aplicación drástica de la legislación sobre gases emitidos a la atmósfera y la implantación definitiva de sistemas de transporte urbano limpio.

La Unión Europea se encuentran investigando posibles mecanismos para limitar la velocidad de los turismos privados en su territorio. Así lo ha explicado Fernando de Esteban, director general adjunto de la Dirección General de Transportes y Energía de la Comisión Europea, en el transcurso de una conferencia que ha impartido dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid en El Escorial.

Bajo el título "Acciones de la Comisión Europea en relación con la calidad del aire y el transporte", la ponencia de De Esteban ha explicado los diversos programas que se han llevado a cabo en la Unión Europea durante los últimos años sobre la contaminación producida por el transporte y su relación con el impacto que ha tenido en el medio ambiente.

Los actuales objetivos de estos programas, hoy en día está vigente el AutoOil II, se dirigen a conseguir una reducción del monóxido y del dióxido de carbono, del benceno, el ozono, de los óxidos de nitrógeno y de las partículas. Pero, sin duda alguna, el elemento que más quebraderos de cabeza da a la Comisión Europea es el dióxido de carbono, ya que tiene una influencia decisiva en el cambio climático.

El programa que se va a poner en marcha ahora se centra, precisamente, en la reducción de dicho contaminante. El C.A.F.E. (Clear Air For Europe), que así se denomina el programa, consta de varias fases en las que se realizarán estudios de la legislación actual, análisis del descenso / ascenso de la contaminación en los últimos años y se plantearán nuevas directivas que revisarán las antiguas existentes en esta materia. Finalmente, entre septiembre y octubre de este año se presentará el "Libro Blanco" que incluirá iniciativas de todos para mejorar la calidad del aire. Dicho libro está basado en el "Libro Verde" de aprovisionamiento de energía que ya existe en la Unión Europea.

Paralelamente a este libro se está llevando a cabo un programa llamado Civitas I, dedicado a la búsqueda de un transporte urbano limpio. En principio a este proyecto se unieron varias ciudades de nuestro país (Barcelona, Bilbao, Las Palmas, Málaga, Tarragona, Tenerife, Valladolid y Viladelcans). Sólo una fue seleccionada para que se llevara a cabo el programa: Barcelona. La Ciudad Condal tuvo que comprometerse a realizar diversas actividades, tales como restringir áreas al tráfico rodado o fomentar el uso de transportes públicos y privados cada vez más limpios.

Otras políticas relacionadas con el medio ambiente, en las que la Dirección General de Energía y Transporte está trabajando, son las referidas al reciclaje de los vehículos una vez que acaba su vida útil: las que estudian el desarrollo de sistemas inteligentes de transporte, que optimicen los viajes para ahorrar combustible y con ello contaminación, y aquellas que tratan el desarrollo de vehículos propulsados por energías alternativas (biocarburantes). Por el momento, la asignatura pendiente es el desarrollo de la legislación acerca de la reducción de la contaminación en los procesos de producción de los automóviles.

Los mejores vídeos