La siniestralidad entre los conductores profesionales se eleva un 10 por ciento

La mortalidad en el sector de los conductores profesionales ha crecido en un 10 por ciento durante el año pasado hasta 435 personas, según datos de la Federación de Comunicación y Transporte de Comisiones Obreras (CC.OO.) que se ha hecho público en el día de hoy.

El sindicato ha ofrecido una serie de datos alarmantes como que uno de cada ocho conductores muertos en carretera era un conductor profesional y que uno de cada cuatro vehículos implicados en accidentes mortales en carretera en 2000 pertenecía al sector. El número de muertos, 435, es superior en un 10 por ciento a la del año 1999 además de ser la cifra más alta desde 1992.

Comisiones Obreras ha responsabilizado a la falta de una regularización más estricta en cuanto a los tiempos de trabajo. Según CC.OO., en España es legal realizar 10 ó 12 horas de conducción diaria lo que puede provocar (dentro de la legalidad) que un conductor trabaje 65 horas por semana (según el propio sindicato, en la realidad se alcanzan normalmente las 60 y 70 horas) mientras que en Europa se está cerca de la jornada semanal de 35 horas.

Los datos manejados por la central sindical incluyen a los trabajadores autónomos, que suelen ser excluidos de las estadísticas oficiales. Según el estudio, en términos relativos, la tasa de mortalidad del sector es cinco veces superior a la de la industria manufacturera, dos veces superior a la de la construcción y algo inferior a la de minería y pesca.

Entre las medidas que va a iniciar el sindicato para mejorar la situación de este sector, considerado por la propia CC.OO. como "de muy alto riesgo", se incluyen una mayor reglamentación del trabajo; la instalación de tacómetros y limitadores de velocidad en los vehículos ligeros de menos de 3.500 kg y la petición de un incremento salarial en el sector para evitar las horas extras.