La recta de los fitipaldis

Los Mossos d'Esquadra han interceptado a un motorista que circulaba a 194 kilómetros por hora por la carretera C-51, a la altura del municipio de Rodonyá, en un punto donde el límite de velocidad es de 90 kilómetros por hora.

Según ha informado la policía, el conductor, Pedro Enrique C.M., vecino de L'Arboç de 31 años, circulaba el pasado domingo por este tramo con una moto de gran cilindrada cuando fue "cazado" en un control de velocidad de los Mossos, superando en 100 kilómetros por hora el límite permitido.Estas fuentes han señalado que se trata de un tramo muy recto, donde se detectan muchas infracciones de este tipo. De hecho, a las 10:56 horas del domingo, en otro control, situado en el kilómetro 21,5 de esta vía, se interceptó a otro conductor, Juan José C.E., de 37 años y vecino de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), a bordo de una motocicleta de gran cilindrada que circulaba a 176 kilómetros por hora. Ambos motoristas han sido citados para declarar ante el juez de guardia de Valls. Además, también el domingo, en un control genérico de motocicletas en la carretera C-242, en el término municipal de Alforja, fue denunciado un conductor, José Luís L.S, vecino de Perafort de 45 años, por un presunto delito de conducción bajo los efectos del alcohol, ya que dio una tasa positiva de 1,01 miligramos por litro de aire espirado. El Área Regional de Tráfico de Tarragona intensificará los controles específicos de motocicletas, como el de la C-242, para "evitar comportamientos negligentes que podrían comportar un aumento de la accidentalidad entre los motoristas", han anunciado estas fuentes

Los mejores vídeos