La Policía pide más medios para detectar bombas en aparcamientos

La detección de explosivos en aparcamientos y depósitos de la grúa es uno de los objetivos que persigue las policías Municipal y Nacional, tras los atentados de Barajas y Colón, con el fin de aumentar la seguridad de los ciudadanos.

La situación de la bomba que hizo explosión en el depósito de coches de Colón el pasado 12 de octubre en Madrid puede repetirse, según los sindicatos mayoritarios que engloban a la Policía Municipal de Madrid. El Colectivo Profesional de la Policía y Comisiones Obreras han denunciado que carecen de medidas de seguridad para detectar artefactos acoplados a los vehículos que la grúa retira cada día y que transporta a los depósitos. Este mismo problema lo encuentra este cuerpo de seguridad en los aparcamientos públicos. Prueba de ello es el atentado ocurrido en agosto en el párking del aeropuerto de Barajas.

El sindicato CC.OO. ha pedido que no se vuelvan a producir las descoordinaciones, como las del pasado 12 de octubre, entre el cuerpo de Policía Local y el de Policía Nacional que podrían haber desembocado en tragedia personal. La solución que propone el sindicato es el aumento de la comunicación entre los dos cuerpos, algo que no se llevó a cabo el pasado Día de la Hispanidad.

Tanto los vehículos que se dejan en los depósitos de la grúa como los automóviles que se dejan en los aparcamientos públicos o privados no pasan por ningún control para detectar la posibilidad de que estén cargados de explosivos, por lo que las situaciones que se dieron en Barajas y en Colón podrían volver a repetirse.