La planta española de Ford sufre nuevas movilizaciones

Los trabajadores de la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) protagonizarán mañana un paro de 4 horas y una marcha desde la factoría hasta el Ayuntamiento del municipio, siguiendo el calendario de movilizaciones convocado en septiembre. Estas acciones fueron acordadas antes de que se reanudara la negociación del convenio, sobre el que aún no se ha alcanzado un compromiso.

Los paros fueron programados por el Comité de Empresa a principios de septiembre, con el fin de protestar por la paralización de las negociaciones del convenio colectivo. A pesar de la reanudación de las reuniones el pasado día 10, la convocatoria no se suspendió.

La mesa negociadora volvió a encontrarse ayer, pero no se alcanzó ningún acuerdo sobre la reducción de la jornada laboral o la aplicación del Plan de Desarrollo Profesional. Tampoco se fijó una fecha para las próximas reuniones, por lo que ambas partes consideran que la negociación se ha vuelto a bloquear.

Gonzalo Pino, portavoz de UGT-Ford, afirmó que, si la situación anterior era de "bloqueo", la actual es "un bloqueo de doble cerrojo, porque no hay perspectivas de avance". Asimismo, lamentó que la Dirección de la planta "realice los mismos planteamientos a pesar de que se ha producido una rebaja en las reivindicaciones del Comité de Empresa".

Por su parte, el representante de CCOO, José Nácher, calificó de "prepotente e intratable" la actitud de la cúpula de Ford-Almussafes y consideró necesaria una reflexión por parte de la multinacional, que, según indicó, "ha sido la que ha roto la negociación".

Por su parte, el portavoz de la Dirección de la planta valenciana, José Pérez, aseguró que la empresa ha presentado "hasta catorce propuestas distintas" para compensar el impacto económico de la reducción de jornada.

Los trabajadores de Ford-Almussafes proseguirán con las movilizaciones el próximo 25 de octubre, fecha en la que tendrá lugar un paro de 24 horas y se realizará una manifestación en la ciudad de Valencia.

Malos resultados de Ford en el tercer trimestre
Por otra parte, el segundo fabricante mundial ha perdido 692 millones de dólares (127.175 millones de pesetas) durante el tercer trimestre del año. Este mal resultado se debe al deterioro general de la industria automovilística y a los atentados del pasado 11 de septiembre, según explica el informe que la marca ha hecho público hoy.

Excluyendo los costes de reestructuración de Mazda y Land Rover (filiales de la firma del óvalo), Ford ha perdido 92.235 millones de pesetas en los últimos tres meses, resultado que se acerca al pronosticado por Wall Street. Durante el mismo período de 2000, el fabricante registró unos beneficios superiores a los 163.000 millones de pesetas.

Según Jacques Nasser, presidente del grupo, "este ha sido un trimestre difícil y nuestros resultados se han visto afectados por la incertidumbre y el debilitamiento de la economía estadounidense, factores acrecentados por los trágicos eventos del 11 de septiembre". En opinión de Nasser, estas cifras negativas se deben, además, a una combinación de la bajada de las ventas (que en Estados Unidos han caído un 15 por ciento) y los altos costes de varias campañas de incentivos para los consumidores, que incluían la venta de automóviles a crédito sin el cobro de intereses.

El total de las operaciones en el tercer trimestre alcanzó los 6,7 billones de pesetas, un 9 por ciento menos que en el mismo período del año anterior, cuando llegaron a los 7,3 billones de pesetas.

En Europa, las cifras mejoraron, con pérdidas de sólo 24 millones de dólares (4.408 millones de pesetas), mientras que en el tercer trimestre de 2000 éstas fueron de 40.598 millones de pesetas.