La planta de PSA Peugeot Vigo vuelve a parar por problemas de suministro

La planta de PSA Peugeot Citröen de Vigo ha cesado esta madrugada su actividad con la previsión de reanudarla el próximo lunes, aunque todavía no está confirmado este extremo, por culpa de los mismos problemas de suministro de un tornillo que ya el pasado fin de semana obligó a interrumpir la producción.

La pieza en cuestión es un tornillo de seguridad empleado en la zona de la cuna del motor, que suministra un proveedor italiano con problemas de distribución, de ahí que en la factoría de Balaídos estén pendientes de 'nuevas informaciones' para saber si el lunes podrán regresar a la normalidad, señalaron fuentes de la empresa.

Al millar de coches que PSA Vigo dejó de fabricar el pasado fin de semana se sumarán más de 2.000 nuevas unidades, ya que además de los tres turnos de hoy había programadas jornadas extra de fin de semana para el sábado en las dos líneas de montaje y para el domingo en el caso del sistema 1, el encargado de ensamblar las furgonetas.

Antes de sufrir estos problemas de suministro, la dirección de la factoría viguesa ya había anunciado un reajuste de la producción -unos 7.000 vehículos menos- de aquí a final de año por la caída de la demanda en el mercado europeo, y que supondrá la rescisión de 100 contratos eventuales.

Además, PSA ha trasladado a los sindicatos la opción de disminuir la jornada laboral de ocho a seis horas de uno de los turnos de la línea 2, la que monta los monovolúmenes C4 Picasso, para evitar la ampliación de las 40 jornadas de expediente de regulación de empleo programadas entre este año y 2012.