La mitad de los fallecidos, sin cinturón

Casi la mitad de los muertos en accidente de tráfico en Semana Santa no llevaba puesto el cinturón de seguridad, y un amplio porcentaje de los siniestros se produjo por una velocidad inadecuada o un despiste del conductor.

Un total de 111 personas han fallecido estas Navidades
Un total de 111 personas han fallecido estas Navidades

La Semana Santa se ha cerrado con el fallecimiento de 105 personas en 89 accidentes de tráfico. Esta cifra ha sido, finalmente, peor que la del año pasado, aunque se mantiene como la segunda menor desde 1990. La Dirección General de Tráfico ha hecho públicas las estadísticas de accidentes y en ellas observamos datos preocupantes.Uno de ellos, quizás el más significativo, es el hecho de que casi la mitad (el 49 por ciento) de las personas que perdieron la vida en un accidente en un turismo o en una furgoneta no llevaba puesto el cinturón de seguridad y ninguno de los cuatro muertos en ciclomotor usaba casco.En cuanto a la causa de los accidentes mortales, un amplio porcentaje se debe a una velocidad inadecuada del vehículo y a la distracción del conductor (un 28,4 y un 23,8 por ciento, respectivamente). Le siguen las maniobras antirreglamentarias (14,7 por ciento) y la irrupción de un peón en la calzada (9 por ciento). Más de la mitad de las víctimas mortales (55 por ciento) fallecieron por la salida de la vía del vehículo que ocupaban, mientras que el 20 por ciento lo hizo por la colisión no frontal con otro automóvil. El grupo de edad que todavía acumula las peores cifras de siniestralidad es el comprendido entre los 15 y los 34 años, que supuso el 44 por ciento de los fallecidos en accidentes de tráfico durante esta Semana Santa. Por Comunidades Autónomas, Castilla y León y Andalucía son las regiones que, desgraciadamente, más víctimas acumularon estas fiestas, con 15 y 14 fallecidos, respectivamente. Destacan negativamente el incremento de las personas muertas por accidentes de tráfico en Murcia (de cuatro en 2004 a 12 en 2005) y en Castilla-La Mancha (de 7 a 12). Por días, dentro de la operación especial de la Dirección General de Tráfico, el lunes 28 de marzo fue en el que mayor número de víctimas mortales se produjeron (19). Le siguen el Jueves Santo (24 de marzo), en el que fallecieron 14 personas y el Sábado Santo (26 de marzo), cuando perdieron la vida 12 personas. El único dato que ha reflejado un descenso es la tasa de muertos por millón de vehículos, que ha bajado ligeramente del 3,97 al 3,88 debido al aumento del parque automovilístico en 1.100.000 unidades. No son buenos números y la DGT ha tenido que realizar un amargo balance de la Semana Santa en carretera. El propio director general de Tráfico, Pere Navarro, ha reconocido estar sorprendido por la alta cifra de muertos que no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Según ha señalado, el conductor que no se lo pone es una persona descuidada y con desprecio a la normativa de seguridad vial. La DGT también ha querido reflejar la labor que llevaron a cabo los coches camuflados en la denuncia y auxilio de conductores. Entre el 23 y el 27 de marzo, detectaron y denunciaron 1.770 infracciones en movimiento y prestaron 480 auxilios a automovilistas en carretera. Sevilla, La Coruña y Madrid son las provincias donde más incumplimientos de la normativa vial se detectaron, mientras que la capital hispalense y León acumularon el mayor número de intervenciones de ayuda de estos coches. El responsable de la DGT, Pere Navarro, ha expresado su “desagradable sorpresa" por los datos y ha afirmado que habrá que insistir de nuevo en la importancia de las medidas de concienciación, sobre todo en la del uso del cinturón de seguridad y del casco en el caso de las motocicletas. En este sentido, se espera que la introducción de los coches camuflados sirva para que el uso de estos sistemas de seguridad se generalice, pues, hasta la fecha, lo que hace bastante gente es ponérselo rápidamente sólo cuando detecta un coche de la Guardia Civil. PSOE y PP han valorado también las cifras de siniestralidad de esta Semana Santa. El principal partido de la oposición se ha mostrado más beligerante y ha pedido la comparecencia del ministro del Interior, José Antonio Alonso, ante el Congreso para que explique el por qué del aumento de la accidentalidad. Así mismo, el portavoz del PP en seguridad vial, Federico Souvirón, ha pedido que Alonso cuente la razón por la que “nada se sabe de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, ni de las auditorías de seguridad vial, ni de aumentar la enseñanza en las escuelas". “El Gobierno debe pasar de la propaganda a los hechos y hacer una política integral de seguridad vial", ha añadido.Por su parte, Victorino Mayoral, del PSOE, ha valorado también muy negativamente los datos de siniestralidad de estas fiestas, aunque el tono ha sido diferente. Ha subrayado que “hay que trabajar todavía más duro para acabar con este grave problema y ampliar el conjunto de medidas para frenar la accidentalidad"Pere Navarro asegura tajante que "lo de la velocidad se ha acabado". Su apuesta sigue firme: más radares para peinar las carreteras españolas y lograr que los ciudadanos tomen conciencia. "Veremos, cuando estén instalados los radares, cómo el conductor empieza a pedir que le pongan un limitador de velocidad; vamos a crear la demanda", ha asegurado.

Navarro tiene tan claro las bondades de estos aparatos que ha llegado a asegurar que diez radares "podrían llegar a hacer el mismo trabajo que casi toda la Guardia Civil en controles de velocidad".

Más radares, pero más coherencia...
Navarro asegura que el plan de radares fijos (con la colocación de otros 500 en los próximos años) obligará a revisar los límites de velocidad, para que "sean adecuados" en los tramos donde se instalen.
Por otro lado, el Real Automóvil Club de España (RACE) ha pedido hoy más esfuerzos para reducir los accidentes de tráfico, pues considera insuficientes las medidas lanzadas por la Dirección General de Tráfico para hacer frente a la siniestralidad durante este año. El club automovilístico sostiene que no sólo se deben plantear medidas sancionadoras, como los coches camuflados recientemente instaurados, sino que se han de potenciar medidas preventivas que informan al conductor de los riesgos que entraña conducir a velocidad excesiva, bajo los efectos del alcohol, con fatiga o somnolencia. . Finalmente, Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, ha señalado que la “situación es muy preocupante, porque en los países que nos rodean el número de muertos descienden y aquí no". Arnaldo puso como ejemplo Italia, donde las muertes han descendido un 14 por ciento, según él, por la implantación del carné por puntos.