La mayoría de los atropellos, culpa del peatón

En Madrid, la mayoría de las víctimas de tráfico son peatones. No es la única ciudad en la que los viandantes “se juegan el tipo". Según un estudio del Instituto Mapfre, cada día dos peatones mueren atropellados en nuestro país.

La mayoría de los atropellos, culpa del peatón
La mayoría de los atropellos, culpa del peatón

Los expertos de Mapfre se han ido a los cruces más peligrosos de la capital. Han encuestado tanto a peatones y a conductores, han estudiado las causas de los atropellos y han peinado al milímetro los lugares de los accidentes. La primera conclusión de su estudio es contundente: la mayoría de los atropellos que se producen en zonas urbanas se deben principalmente a las infracciones cometidas por los propios viandantes. Cuatro de cada diez atropellos se producen fuera de las intersecciones y los lugares indicados para el paso. Cruces indebidos, interrupciones en la vía, no respetar las luces de los semáforos, esperar al autobús en la calzada... Los peatones no respetan muchas veces las normas. Además, según las encuestas de Mapfre, no reconocen que estas situaciones sean peligrosas, cosa que sí admiten los conductores. Según Mapfre, la intersección del Paseo del Prado con la Plaza Cibeles es uno de los puntos más negros para los peatones. Han detectado que el semáforo apenas les da tiempo para cruzar. Como indica Mapfre, la mayoría de los atropellos se producen por imprudencias de los peatones, pero los conductores no deben bajar la guardia. Se acaba con el tópico de que los atropellos se producen mayoritariamente por coches que van como locos por la carretera: la velocidad excesiva está presente sólo en un 7 por ciento de los atropellos mortales en ciudad. Sin embargo, Mapfre señala que no respetar los límites dentro del casco urbano tiene “serias consecuencias": un peatón tiene un 85 por ciento de probabilidades de morir si resulta alcanzado a 64 km/h, mientras que esa probabilidad se reduce al 5 por ciento si la velocidad es de 32 km/h. Además, los conductores provocan muchos atropellos por los aparcamientos indebidos. La doble fila es una importante causa de disminución de la visibilidad. Mapfre también ha detectado que la afluencia de peatones constituye un riesgo importante de atropello. La gravedad de estos accidentes aumenta en las paradas de autobús, en las cercanías a las bocas de metro y en la proximidad de accesos o salidas de garajes. Por grupos de edad, los ancianos y los niños son los grupos más vulnerables. El 25 por ciento de las víctimas por atropello registradas en 2003 eran mayores de 65 años, mientras que el 13,34 por ciento no había alcanzado los 15 años. Nissan ha desarrollado un sistema especial para avisar a los conductores de la presencia de niños en la calzada. Se denomina “i-safety" y ha copiado la tecnología que se utiliza en algunas zonas para proteger a las víctimas de malos tratos de sus agresores. Se reparte a los niños unas tarjetas que envían señales a receptores situados en la calle o a la entrada de edificios escolares. Allí, salta un luminoso y los coches que se acercan pueden leer “cuidado. Se acercan niños". Algunos coches también cuentan con los receptores y los conductores reciben el mensaje directamente en su vehículo. El sistema se pondrá a prueba entre diciembre y marzo en un área de dos kilómetros cuadrados en la ciudad de Yokohama, vecina a Tokio. Ya hay cien automovilistas que se han apuntado voluntarios para llevar aparatos receptores en sus coches.