La M-45 alivia las vías de circunvalación en Madrid

La M-45 se inauguró en marzo pasado, dispone de tres tramos y una longitud total de casi 40 kilómetros. Con esta infraestructura la Comunidad de Madrid ha unido el sureste de la capital y ha conseguido, según los datos recogidos en los centros de control, una reducción del tráfico de las otras dos vías que rodean la capital española: la M-30 y la M-40.

Hace poco más de cinco meses que fue inaugurada la M-45, una vía que ha costado a la Comunidad de Madrid 106 millones de euros (17.637 millones de pesetas) más de lo previsto en el proyecto inicial.

Sin embargo, este sobre coste no es del todo importante si tenemos en cuenta que, según el consejero de Obras Públicas de la Comunidad de Madrid, Luis Eduardo Cortés (en la imagen), la nueva vía descongestiona a las otras dos carreteras de circunvalación (M-30 y M-40) de una cifra cercana a los 60.000 vehículos diarios. Es más, según palabras del consejero, la M-45 "está aliviando de forma descarada el tráfico".

Cortés ha dado estos datos durante la visita a uno de los centro de control y mantenimiento de esta autopista. Estos centros son necesarios porque la financiación de esta infraestructura se realiza en forma de "peaje en sobre", es decir, la Comunidad de Madrid paga a la concesionaria un canon fijo por cada automóvil o camión que use la vía.

Según los primeros análisis, la M-45 consigue descongestionar unos 20.000 vehículos a la M-30 y unos 40.000, a la M-40. La Comunidad de Madrid ha comprobado que el tramo comprendido entre La Fortuna y la nacional IV es uno de los más utilizados, con unos 82.000 vehículos al día. Tras este tramo y con una ligera diferencia, se encuentra el tramo comprendido entre la nacional IV y el Eje O'Donnell, con 81.000 vehículos al día. Por fin, el último tramo, entre este eje y la nacional II es usado por cerca de 55.000 coches y camiones al día.