La Justicia no ve delito en el derrumbe del puente de Esparreguera

La juez titular del Juzgado número 3 de Martorell, en Barcelona, ha dictaminado que la Administración pública no es culpable del derrumbe del puente de la Nacional II a su paso por la localidad de Esparreguera (Barcelona). La Justicia da así la razón al Ministerio de Fomento, que, desde un primer momento, negó cualquier responsabilidad.

La tromba de agua en Cataluña arrastra un puente en la N-II
La tromba de agua en Cataluña arrastra un puente en la N-II

Tras meses de instrucción, la juez no ha encontrado ningún indicio de negligencia o descuido en las tareas de construcción y mantenimiento del puente derrumbado durante las tormentas del 10 de junio de 2000.

Como se recordará, el viaducto se vino abajo ante el empuje del torrente del Mal, pero, llamativamente, sólo se hundió la parte nueva del puente, ampliada en 1990, mientras que la parte antigua, casi centenaria, soportó impertérrita el embate de las aguas. En el derrumbe murieron dos hermanos y, posteriormente, dos guardias civiles que participaban en las tareas de rescate.

El Ayuntamiento de Esparreguera (Barcelona) se personó en el caso como acusación particular. En su denuncia, esgrimía un informe de la Generalitat de Cataluña en el que se aseguraba que el viaducto de la Nacional II estaba mal construido. La defensa de la Administración Pública se orquestó en torno a otro estudio, en este caso del Ministerio de Fomento, en el que se eximía de toda culpa tanto a los constructores como a los encargados del mantenimiento de la infraestructura.

Con esta documentación, la juez ha llegado a la conclusión de que no hubo delito grave alguno en el suceso. Sólo puede apreciar alguna "falta", es decir, delito leve, que reduciría el proceso judicial a una indemnización, siempre que se encuentre culpable para estos fallos.

El Ayuntamiento de Esparreguera ya ha anunciado su intención de recurrir la decisión de la juez y trabaja en la consiguiente apelación. Consideran sus servicios jurídicos que en el proceso de construcción y posterior conservación del puente se actuó desde la Administración central, propietaria de la infraestructura, con total negligencia. Como prueba, citan las declaraciones de Manuel Cadenas, ingeniero que dirigió la ampliación del puente, quien asegura que se construyó "con precipitación" y sin tener en cuenta todos los factores de riesgo en el caso de que se produjera una fuerte avenida de agua".

También recuerdan los abogados de Esparreguera que, durante todo el proceso judicial, tanto el Ministerio de Fomento como las empresas constructoras se han negado a declarar y se han empeñado en obstaculizar la investigación.

La caída de este puente desató hace dos años una formidable polémica en Cataluña. Desde Autopista Online seguimos aquel acontecimiento y realizamos un reportaje sobre el estado de las infraestructuras viarias que puedes leer

Untitled Document

aquí.