La Justicia alemana podría cerrar el caso "Súper López"

Uno de los mayores escándalos por espionaje industrial ocurridos en Alemania podría solucionarse mediante el pago de una multa de 34 millones de pesetas. Además, el caso no tendría ningún tipo de transcendencia jurídica, según afirma el semanario Der Spiegel, que asegura que la audiencia provincial de Darmstadt archivará la causa contra "Súper López".

El sistema judicial alemán, después de varios meses de deliberaciones y peleas verbales, piensa que hay que archivar el caso "Súper López".

José Ignacio López de Arriortúa y siete de sus colaboradores abandonaron Opel, filial de General Motors en Alemania, en la primavera de 1993, pasando a formar parte de la compañía Volkswagen. Poco después, el empresario vasco y tres de sus auxiliares fueron acusados por GM y Opel de haber robado documentación confidencial cuando trabajaron en Estados Unidos.

La audiencia de Darmstadt necesitó tres años para formular los cargos contra "Súper López". La fuga del ingeniero y su equipo desató una guerra fría entre Volkswagen y GM, que se suavizó cuando López de Arriortúa decidió presentar su dimisión al fabricante alemán. En los últimos meses, el caso había desaparecido de los medios de comunicación alemanes y ninguna de las marcas estaba demostrando un interés especial por forzar el comienzo del juicio.

Ahora, la Justicia alemana ha decidido terminar con el caso Arriortúa. A cambio, el ex-jefe de compras de Volkswagen deberá abonar 400.000 marcos (34 millones de pesetas). Otro de los acusados, el directivo José Manuel Gutiérrez, podrá olvidarse del mal trago pagando 100.000 marcos (algo más de 8 millones de pesetas). Para los otros dos implicados, Jorge Álvarez y Rosario Piazza, el importe de la sanción podría alcanzar 4.250.000 y 3.400.000 pesetas, respectivamente.

Al parecer, el tribunal territorial de Darmstadt ha justificado esta decisión en las enormes dificultades periciales que conllevaría la causa y la desproporcionada duración que tendría el proceso, ya que éste podría verse afectado por numerosos aplazamientos debido al delicado estado de salud de López de Arriortúa, quien sufrió un accidente de tráfico el año pasado.