La Guardia Civil sanciona a 709 conductores durante la campaña desarrollada por la DGT para controlar el uso del móvil

Un total de 709 conductores han sido denunciados en las carreteras andaluzas por usar el teléfono móvil durante la campaña de vigilancia e información llevada a cabo por la Dirección General de Tráfico (DGT) entre los días 4 y 10 de abril en todo el territorio nacional, y que en Andalucía se ha traducido en el control de casi 100.000 vehículos por parte de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

En el marco de esta campaña de control en las carreteras de la comunidad autónoma, la Guardia Civil ha denunciado, además, a 42 conductores por utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido distintos del teléfono. También se han impuesto siete sanciones por el uso o la manipulación de pantallas de acceso a Internet, monitores, reproductores de vídeo o DVD o navegadores durante la conducción.

Las denuncias por otras infracciones que han provocado la distracción mientras se conduce, como hacer uso del ordenador portátil, mirar un mapa o escribir una nota a mano, entre otras distracciones, se han elevado en Andalucía a 116 durante la campaña de sensibilización de la DGT, según ha informado la Delegación del Gobierno en Andalucía en un comunicado de prensa.

Por otra parte, han sido controlados 4.074 conductores que utilizaban el dispositivo de manos libres de sus vehículos mientras conducían, lo que supone el 29,84 por ciento --tres de cada diez conductores-- de todos los automovilistas que iban hablando por el móvil.

CAMPAÑA DE SENSIBILIZACIÓN

Con la campaña especial de sensibilización y control de las distracciones al volante, la DGT ha querido concienciar a los conductores de la importancia de prestar la debida atención durante la conducción, ya que las distracciones, como marcar un número de teléfono, responder a una llamada telefónica, manipular el navegador, encender un cigarrillo o ajustar la radio o el reproductor de CD, son acciones tan sencillas y realizadas en numerosas ocasiones de forma no consciente por el conductor que pueden convertirse en letales cuando se realizan conduciendo.

Uno de los principales motivos que genera la distracción en el conductor es el uso del teléfono móvil durante la conducción. Según diversos estudios, el uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes, ya que mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir.

Datos que aportan otros informes apuntan a que 'tras minuto y medio de hablar por el móvil --incluso manos libres-- el conductor no percibe el 40 por ciento de las señales, su velocidad media baja un 12 por ciento, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar'. Además, la peligrosidad por el uso inadecuado del mismo puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de alcohol.

En 2010, a nivel nacional, un total de 136.123 conductores fueron sancionados por utilizar el teléfono móvil mientras conducían, un tres por ciento más que el año anterior. En Andalucía, 25.959 conductores fueron sancionados por esta causa, lo que conllevó la retirada de 79.971 puntos de los permisos de conducción.