La embajada de EEUU en Bruselas recupera la normalidad tras una falsa alarma

La embajada de Estados Unidos en Bruselas recupera hoy la normalidad, después de que la Policía belga haya descartado la presencia de explosivos en un coche sospechoso detectado en la zona, que obligó a evacuar al personal de la legación y de otros edificios oficiales.

Según explicó la Policía a los periodistas, se ha comprobado que el coche no representa amenaza alguna, por lo que se ha permitido a los empleados volver a sus puestos de trabajo y se ha decidido reabrir el tráfico en el área.

La alarma se desató después de que un agente detectase en las cercanías de la embajada estadounidense un vehículo con matrículas no oficiales, en cuyo interior se veían además cables que podían resultar sospechosos, indicó la Policía.

Ante esa situación, se acordonó la zona y se envió a especialistas del Ejército, que finalmente descartaron la presencia de explosivos en el interior del automóvil.

Además de la embajada estadounidense, se evacuaron la representación de este país ante la Unión Europea y la oficina del ministro belga de Defensa, que se encuentra en la misma zona del centro de la ciudad.

Más de un centenar de trabajadores fueron conducidos a un parque cercano, mientras se analizaba el vehículo sospechoso.

De acuerdo con la Policía, el importante dispositivo de seguridad desplegado se debe a lo sensible del área, donde se concentran también otras misiones diplomáticas, como la rusa, y edificios gubernamentales.

El cierre del tráfico en varias calles provocó importantes atascos en el centro de la ciudad.