La DGT y la Guardia Civil renuevan los equipos de vigilancia del tráfico

La incorporación de nueva tecnología a las labores de vigilancia y control del Tráfico en las carreteras españolas provocará que, en los próximos años, las tradicionales parejas de la Guardia Civil sean una "rara avis" en nuestra red viaria, como ya lo es el Toro de Osborne.

Las tradicionales parejas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil dejarán de ser un elemento típico de nuestras carreteras, siendo sustituidas, paulatinamente, por patrullas unipersonales. La medida, de momento en fase experimental, ha sido anunciada hoy en Valdemoro (Madrid) por la subsecretaria de Interior, Ana Pastor, y los directores generales de Tráfico, Carlos Muñoz Repiso, y de la Guardia Civil, Santiago López Valdivieso.

En una primera etapa, estas patrullas estarán formadas por 301 nuevos vehículos, en los que sólo viajará un agente. El "modus operandi" en parejas no desaparecerá sino que utilizarán dos coches para sus labores, pudiendo intervenir en dos lugares distintos a la vez o prestar apoyo a otros compañeros.

Para efectuar su labor estas dotaciones contarán con novedosos avances tecnológicos de vigilancia y control del tráfico, como sistemas de grabación audiovisual, medidores de velocidad y 24 ordenadores portátiles de última generación para realizar los atestados. Incluso, los agentes dispondrán de 114 terminales de comunicaciones de mano, desde los que se podrá, no sólo efectuar comprobaciones y confeccionar la denuncia, sino también cobrar las infracciones gracias a un lector de tarjetas de crédito.

En total, la DGT ha invertido más de 12,5 millones de euros en la adquisición de este material. En un principio, serán miembros de las agrupaciones de Tráfico de Toledo y Valladolid las que experimentarán el funcionamiento de las patrullas unipersonales y de la técnica adquirida.

El objetivo es que en un futuro toda esta instrumentación pueda ser de uso común en las labores de vigilancia de la seguridad vial.

En palabras de López Valdivieso, el desdoblamiento de la pareja tradicional en dos patrullas incrementará la presencia de la Guardia Civil en la red viaria española, intensificando las labores de control y reduciendo los tiempos de intervención de las dotaciones.

Asimismo, la pretensión de la DGT es sustituir los equipos de control de velocidad de sistema Radar por instrumentos basados en tecnología Láser conocidos como Lidar (siglas en inglés de Light Detection And Ranging). Según los responsables de su compra, estos cinemómetros proporcionan mayor fiabilidad, precisión y alcance que los convencionales gracias a que poseen un grado de apertura más amplia y selectivo y a un rango de lectura que va de los 0 a los 320 km/h.

La Agrupación de la Guardia Civil ha incorporado dos modelos diferentes de Lidar: el Lasercamp Poltech y el Autovelox Sodi, éste último especialmente indicado para medir la velocidad en autopistas, autovías y vías rápidas de un solo sentido.