La DGT vuelve a alertar del “efecto mirón” y de sus graves consecuencias (vídeo)

El “efecto mirón" puede tener graves consecuencias y provocar nuevos accidentes o un atropello. La DGT te recuerda por qué no debes hacerlo.

La DGT vuelve a alertar del “efecto mirón” y de sus peligrosas consecuencias
La DGT vuelve a alertar del “efecto mirón” y de sus peligrosas consecuencias

Es casi matemático, hay un accidente y se producen retenciones… en los dos sentidos de la circulación. Y es que del “efecto mirón" escapan muy pocos conductores. Por ello, la DGT ha vuelto a alertar de esta peligrosa forma de actuar, para ti, para los que circulan por la vía y para quienes están accidentados.

Reducir la velocidad y mirar qué ha sucedido en caso de accidente puede provocar peligrosas consecuencias, ya que los automóviles que vendrán por detrás tendrán que aminorar la marcha drásticamente. Sin olvidar que, intentando evitar una colisión, también se puede provocar un atropello.

Para recordar esto, la DGT ha publicado un tweet en el que alerta del “efecto mirón" y sus consecuencias. Como una imagen vale más que mil palabras, en el vídeo vemos cómo un conductor frena por completo en el carril izquierdo y no avisa a los vehículos que circulan por detrás con las luces de emergencia, el resultado es el esperado.

Esta actitud parece repetirse en todos los países, y es que parece que el ser humano es morboso por naturaleza. Hace unos meses se hizo viral un vídeo de un policía alemán que regañaba a los mirones que se paraban junto a un accidente. Para que esto no se repitiera, el agente animaba a que los conductores le acompañaran a ver el accidente de cerca. Las caras de los multados (que además iban utilizando el móvil) eran todo un poema al verse sorprendidos.

Dudas: ¿qué es el “efecto submarino” del cinturón? ¿Por qué es tan peligroso?

Relacionado

¿Qué es el “efecto submarino” del cinturón? ¿Por qué es tan peligroso?

Efecto pantalla: qué es y por qué la DGT lo considera tan peligroso

Relacionado

Efecto pantalla: qué es y por qué la DGT lo considera tan peligroso