La DGT apuesta por la mano dura

Medidas más duras y campañas de concienciación parecen ser las recetas que maneja la DGT para paliar el número de fallecidos en las carreteras. Como defensa, esgrimen los datos de siniestralidad de este último puente, con cerca de 100 muertos.

La DGT apuesta por la mano dura
La DGT apuesta por la mano dura

Las altas cifras de siniestralidad que nos ha deparado este largo puente de diciembre, con cerca de 100 víctimas, han caído como un jarro de agua fría en el seno de la DGT. Apenas unos días atrás, el director general de Tráfico, Pere Navarro, reconocía que los medios de que dispone su departamento son insuficientes para frenar la sangría que se está produciendo en las carreteras españolas. Sin embargo, esta falta de efectivos no debe ser excusa, según Navarro, para que -cada día- pierdan la vida en las carreteras cerca de 10 personas.El máximo responsable de la DGT ha propugnado un aumento de la presencia policial en las carreteras, ya que “a mayor vigilancia, menos accidentes". No obstante, ha reconocido que el número de agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil es insuficiente y, según comenta, incrementar su plantilla es complicado, ya que son necesarios dos años para formar a su personal. A pesar de las reconocidas carencias, Navarro ha asegurado que una buena campaña sobre seguridad vial “puede conseguir una reducción de hasta el 15 por ciento del número de accidentes". Aun así, estas iniciativas deben de ir acompañadas, según Navarro, de otras medidas, ya que “su efecto se diluye con el tiempo".La introducción del carné por puntos, la instalación paulatina de radares fijos, la puesta en marcha de operaciones especiales y el incremento de la vigilancia son algunas de las medidas que ya están aprobadas y que ya están en marcha o se iniciarán en breve. Otro aspecto que se está estudiando es la posibilidad de castigar con mayor dureza a los conductores temerarios. Así lo ha desvelado el portavoz socialista en la comisión sobre Seguridad Vial del Congreso, Victorino Mayoral, quien ha indicado que “hay determinadas conductas que traspasan lo plenamente administrativo y aterrizan en lo estrictamente penal". En este sentido, se contempla la modificación de algunos puntos del Código Penal. Estudian consider delito conducir sin carné y quieren adoptar medidas para que “no haya disparidad en las decisiones de los tribunales". El objetivo es claro: acabar con la sensación de impunidad que existe alrededor de los accidentes de tráfico. De la misma opinión es el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, quien ha dado orden a la Fiscalia de intervenir en los casos más graves.Simultáneamente, se está detectando un aumento más que preocupante del consumo de cocaína al volante. Según datos del Instituto Nacional de Toxicología sobre el año 2004, el 5 por ciento de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico habían mezclado alcohol y cocaína. Este porcentaje dobla las cifras obtenidas hace cuatro años. Además, la presencia de restos de fármacos y de drogas se ha incrementado de manera progresiva en los últimos ejercicios hasta alcanzar en 2004 el 7,6 por ciento.

Estos datos contrastan con los ofrecidos hace unos días por el Ministerio del Interior, donde se sostenía que el consumo de alcohol entre los automovilistas españoles había descendido en un 10 por ciento.