La Comunidad facilitará la implantación de nuevas empresas en Rivas para impulsar su economía

El objetivo es propiciar la apertura de nuevos negocios sin las limitaciones de superficie anteriores

La Comunidad de Madrid ha aprobado este jueves una modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Rivas-Vaciamadrid con el objetivo de facilitar la implantación de nuevas empresas en el municipio para impulsar su economía, según ha informado el vicepresidente regional, Ignacio González en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

De esta forma se potenciará la actividad económica y la generación de nuevos puestos de trabajo. Esta modificación no supone la introducción de nuevos usos, sino la eliminación de los porcentajes mínimos de ocupación que marcaba el Plan General para cada tipo de negocio.

Anteriormente, el Plan General de Rivas establecía un límite mínimo del 60 por ciento de ocupación en sus polígonos para el uso industrial, y de un límite máximo del 20 por ciento para cualquiera de los usos compatibles (terciario, comercial, recreativo, hostelería o garajes).

Estos límites resultaban 'excesivamente rígidos', teniendo en cuenta la demanda actual, por lo que la modificación aprobada este jueves por el Consejo de Gobierno supone la eliminación de la aplicación de estos porcentajes.

Según ha explicado González, 'de este modo se facilita la implantación de cualquiera de los usos compatibles con el fin de impulsar su apertura en las naves y parcelas vacías existentes, independientemente de porcentajes'.

262 HECTÁREAS DE POLÍGONOS INDUSTRIALES

Los usos permitidos en el conjunto de los polígonos industriales de Rivas son: industria, almacenaje y talleres, terciario (que incluye oficinas, comercial, hotelero y recreativo garajes y servicios del automóvil, deportivo y dotacional con restricciones), usos todos ellos que ahora podrán establecerse en este municipio sin ningún tipo de limitación o porcentaje.

Con esta modificación puntual se han actualizado los usos permitidos sin afectar ni a las superficies, ni a la edificabilidad, ni a la ocupación de suelo, altura, volumen máximo permitido ni otros parámetros urbanísticos.

Además, se suprime el uso residencial residual que quedaba y que permitía viviendas para guardeses, por resultar en la actualidad claramente obsoleto.

Esta modificación puntual afecta a las zonas industriales de Rivas- Vaciamadrid de Santa Ana, La Deseada, Capanegra, Industria Urbana, Los Areneros y La Estación, que tienen una superficie total de 262 hectáreas.